La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha elegido el peor día que se le recuerda en mucho tiempo al Partido Popular para volver al primer plano de la actualidad y de paso desmantelar la estrategia de contactos que está manteniendo el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con todas las “fuerzas del cambio” para ver qué opciones existen de formar un gobierno alternativo al que propone Mariano Rajoy. “Con 85 escaños no se puede gobernar y hay que hacer una oposición útil”, ha repetido este miércoles la líder del influyente PSOE andaluz.

Esta frase, sin ser nueva en boca de la presidenta andaluza, la pronuncia de nuevo en plena fase de contactos de Sánchez con líderes de otras formaciones para ver de qué modo evitar unas terceras elecciones generales en diciembre. Del mismo modo, Díaz subraya implícitamente a Sánchez que solo le cabe el camino de la abstención a un gobierno del PP si quiere que no se lleguen a unas terceras elecciones. De nuevo quiere marcarle el camino a su líder, como así lo lleva haciendo desde hace meses el histórico Felipe González o influyentes medios afines a la baronía socialista más crítica con Ferraz, caso de los presidentes de Asturias, Extremadura o Castilla-La Mancha.

Esta reaparición de Díaz se produce precisamente cuando el PP se encuentra a la espera de que un pilar histórico en la formación, la senadora y ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá dimita tras ser imputada por blanqueo. Sorprendentemente, y en clara contradicción con su estrategia de que el PSOE pase a la oposición, la presidenta de Andalucía ha dicho que Rajoy “no puede seguir gobernando” y que debe mover “ficha” ante lo que considera una situación “insoportable” tras los escándalos de Barberá o el frustrado nombramiento del exministro José Manuel Soria.

“No sé a qué espera ya para tomar medidas y decisiones y hacerle un favor a este país”, conmina Díaz a Rajoy. Lo que sigue sin quedar claro de sus palabras es cómo pretende la baronesa andaluza del PSOE que Rajoy se vaya a su casa y Sánchez se eche a un lado y al mismo tiempo se pueda gobernar este país sin tener que acudir a unas terceras elecciones generales. Según Díaz, “es un clamor” que el presidente en funciones “debe dejar de seguir gobernando para sus amigos y tomar medidas cuanto antes”.

Díaz, que sigue sin postularse claramente para pugnar por el liderazgo del PSOE en caso de convocarse primarias, lamenta que los ciudadanos estén “cansados, avergonzados y hartos” de la situación y solo ve responsable de esta ingobernabilidad a Rajoy, mientras pide a sus compañeros de Ferraz que el PSOE haga “una oposición útil” sin concretar si esto implica una abstención al PP que evite una nueva llamada a las urnas en diciembre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Nueve + 1 =