Susana Díaz, “centrada” en Andalucía y con una agenda internacional de jefe de Estado

La presidenta andaluza asume ‘in péctore’ la representación del PSOE a nivel europeo

2

Susana Díaz dice con la boca grande que sigue centrada día y noche en Andalucía y con la boca chica añade que es perfectamente compatible ser secretaria general de un partido como el PSOE y al mismo tiempo presidir una comunidad de más de ocho millones de habitantes y una tasa de paro del 30% de la población activa como es Andalucía. Y para abundar en esta acumulación de responsabilidades, la presidenta andaluza se ha echado a la espalda una agenda de compromisos internacionales que ya la quisiera el propio Mariano Rajoy.

En el segundo viaje que realizará a la capital comunitaria desde que asumiera en 2013 la presidencia de Andalucía, Díaz se ha configurado una agenda de jefe de la oposición ‘in péctore’ ante el vacío institucional que el PSOE evidencia en estos momentos a todos los niveles. Tanto es así que las citas al más alto nivel que Díaz mantendrá en Bruselas buscan sin disimulo el protagonismo cual si un jefe de Estado se tratara.

El marcado perfil político de su visita a la capital de la Comisión Europea se inicia el próximo día 30 con su encuentro con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz. También mantendrá encuentros con tres miembros del Colegio de Comisarios de la Comisión Europea: Federica Mogherini, vicepresidenta de la CE y alta representante para la política exterior de la UE; Corina Cretu, comisaria de Política Regional; y Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos.

Díaz se entrevistará en Bruselas con el presidente del Parlamento Europeo y tres comisarios

La imponente agenda de la presidenta andaluza incluye además un encuentro con Gianni Pittella, presidente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, y una intervención ante los diputados socialistas en la Eurocámara. Se trata sin duda de su viaje de presentación a nivel internacional antes de asumir por la política de hechos consumados la dirección de un partido que sigue como pollo sin cabeza desde el tumultuoso comité federal del pasado 1 de octubre.

Lo infrecuente de este viaje cargado de encuentros al más alto nivel no es que se produzcan por parte de presidentes regionales –Susana Díaz no es la primera que lo hace desde el propio Gobierno andaluz–, sino que el propio ejecutivo autonómico recalque que se trata de un viaje “político” en todos sus extremos. Incluso su portavoz, Miguel Ángel Vázquez, recuerda el fin de la gira de Díaz por Europa: “Poner fin a la política de austeridad a ultranza que tanto daño ha causado a los países del sur de Europa”, avanzó Vázquez tras el Consejo de Gobierno.

Hasta ahora, los dirigentes andaluces viajaba a Bruselas con cometidos centrados en las ayudas europeas y lo asuntos relacionados con asuntos agrícolas y fondos para infraestructuras. En este caso no será así y Susana Díaz quiere ser vista en la capital europea como una dirigente que no es, al menos de manera oficial, ya que el liderazgo de la oposición en España sigue sin cabeza visible.

schulz-diaz

Mientras este viaje europeo se produce, en su tierra, la presidenta andaluza sigue jugando al gato y al ratón, dando un paso adelante y dos hacia atrás, coincidiendo en su estrategia del despiste con las últimas declaraciones de Felipe González al eludir apoyar directamente a la sevillana como próxima candidata a dirigir el PSOE.

Según Díaz, al PSOE le toca “primero” abordar su proyecto político, o lo que es lo mismo “el qué”, antes de buscar “quién o quiénes” lo dirigen en un futuro sin determinar aún, con la celebración de un congreso que cada vez se ve más lejano y difuso. Y aunque Díaz cree que el futuro del PSOE debe ser un “proyecto colectivo”, cada día que pasa se evidencia que son cada vez menos los que deciden los designios de este partido centenario. Por no saberse quién o quiénes determinan realmente los pasos del PSOE en la actualidad, queda cada vez más claro que no es ni la gestora al completo o tan siquiera una parte de ella la que da la última palabra, como se ha podido comprobar en el acuerdo firmado por los socialistas vascos para coaligarse en un gobierno autonómico con los nacionalistas del PNV.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Qué pesadilla de mujer. Yo, por lo menos en la república independiente de mi casa, lo tengo claro: ni la voto ni la votaré nunca a esa pesadilla. Pero claro, ella no necesita votos. Lo suyo es al estilo general Aranda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + veinte =