El 22 de marzo de 2015 Susana Díaz logró la victoria en las últimas elecciones autonómicas de Andalucía. Hoy, dos años después, el Ejecutivo socialista en minoría con apoyo de Ciudadanos, realiza un balance más que positivo de su gestión, incluso altamente triunfalista, pese a que por encima de cualquier asunto que enarbola como triunfo el gobierno de Díaz sobresale la victoria de la ciudadanía andaluza en general contra uno de sus proyectos estrella, el de las fusiones hospitalarias, derogado por decreto después de que decenas de miles de andaluces se hayan echado a las calles de las principales capitales de la comunidad desde el pasado octubre.

Decenas de miles de granadinos se echaron varias veces a las calles para reclamar una sanidad pública digna

Granada es el emblema de esta lucha ciudadana contra un proyecto de la Junta que camuflaba recortes encubiertos y una reordenación muy criticada en la sanidad pública andaluza, la denominada “Joya de la Corona” por la propia Susana Díaz. Después de varias manifestaciones multitudinarias en Granada, Huelva, Sevilla y Málaga, la Junta decidió dar marcha atrás.

La marcha atrás se hizo gradualmente, con el convencimiento inicial de que la división interna de los manifestantes acabaría por disolver el malestar ciudadano. Esto no fue así como quería la Consejería de Salud, y gracias entre otros factores al empuje del doctor Jesús Candel, alias Spiriman, un médico de Urgencias granadino que ha encabezado las protestas en su ciudad, las dimisiones de altos cargos del área de Salud a nivel autonómico fueron cayendo poco a poco.

Hasta este 22 de marzo de 2017 en que los representantes de las plataformas sanitarias y ciudadanas de Granada y la dirección de los centros hospitalarios de la ciudad han cerrado definitivamente el modelo sanitario de la ciudad. Tendrá dos áreas hospitalarias bien diferenciadas con servicios sanitarios completos, como reclamaban desde un principio los manifestantes. De este modo se culmina la orden de derogación de la fusión hospitalarias publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía el pasado 27 de febrero, un día antes del Día de la Comunidad Autónoma.

Con esta marcha atrás, los logros que el Gobierno andaluz enarbola en pleno proceso de marcha a la política nacional de Susana Díaz quedan en un lejano segundo plano, ya que la sanidad pública andaluza siempre ha sido uno de los ejes vertebrales de los sucesivos gobiernos socialistas, que han gobernado ininterrumpidamente esta comunidad desde hace más de tres décadas.

El doctor Candel, Spiriman, gran artífice de la derrota del proyecto sanitario de Susana Díaz, en un late night.

Tras el correspondiente Consejo de Gobierno de los martes, el portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Ángel Vázquez, hizo un balance más que triunfalista de la gestión de Díaz durante el segundo aniversario del triunfo electoral del PSOE. Rechaza la parálisis del Gobierno que le achacan los grupos de la oposición y asegura que de los 135 compromisos que la presidenta andaluza esgrimió en su discurso de investidura se están ejecutando actualmente 79 y ya se han cumplido 26. Vázquez subraya “la estabilidad política e institucional” que le está brindando Ciudadanos, aunque esta formación ya ha cuestionado la marcha de la baronesa socialista a quehaceres de la política nacional tras anunciar su candidatura a las primarias del partido.

El portavoz del Ejecutivo de Díaz asegura que Andalucía ha tirado del carro de la creación de empleo y de la bajada del paro en España. Entre marzo de 2015 y lo que llevamos de 2017 se ha reducido el número de desempleados en 140.200 personas, aunque la tasa de desempleo a duras penas baja del 30% de la población activa, una de las más altas de toda la Unión Europea.

El portavoz del Gobierno de Díaz subraya que cumple lo que promete, incluso la derogación de las fusiones.

El portavoz del Ejecutivo andaluz se vanagloria de que el PSOE no es como el PP. “Que los ciudadanos andaluces no tengan duda de que este gobierno cumple lo que promete”, recalca Vázquez. La marcha atrás en su proyecto de fusión hospitalaria en Granada ya es una realidad, pero no porque así lo haya previsto Susana Díaz, sino porque decenas de miles de andaluces así se lo han gritado en las calles contra un Gobierno que aún enarbola la “Joya de la Corona” como emblema mientras su ciudadanía ve otra realidad bien distinta.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Los apoyos de la Susanita son, a saber y por este orden, el PP, Cebrian, los barones/felpudos, los ex socialistas actualmente asilados por el IBEX 35 y los periodistas comprados/asustados.
    Nótese que los barones/felpudos, que tan salvajemente atacan a Pedro Sanchez, deben, todos y cada uno de ellos, sus cargos a los votos de partidos mas a la izquierda del PSOE.
    Pero los ataques a Pedro son por todo y sin cuartel: por hablar con la izquierda, por pactar con Ciudadanos, por hacer un crowdfunding, por romper el partido, por querer romper España, por dimitir de todo, por aspirar a todo, por guapo, por recorrer España, por hablar, por estarse callado, etc., etc., etc.
    ¿Pero es que no se dan cuenta que se les nota demasiado la desesperacion y el panico?
    ¿No ven que, cada vez que abre la boca alguien de la Gestora o de la candidatura de Susana, los militantes que se deciden por Pedro Sánchez aumentan de forma inmediata?
    ¿De verdad que no se dan cuenta de que se les ha terminado el “chollito”?
    ¡¡Animo Pedro, ladran luego cabalgamos!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cuatro =