El Tribunal Supremo considera que la decisión de la Justicia belga de no entregar a varios de los exconsellers fugados se debe a una “ausencia de compromiso” y no a un error formal, tal y como alegan para rechazar la euroorden de detención dictada por el juez Pablo Llarena el pasado 23 de marzo, según sostiene fuentes de la Sala.

Según explican estas fuentes, la razón por la que se rechaza la entrega de Antoni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret no puede ser compartida por el alto tribunal. Alegan que al no haber acordada previamente una orden nacional de detención no se puede ejecutar una orden europea de detención, según informa La Vanguardia.Sin embargo, estas fuentes sostienen que la base de la euroorden es el auto de procesamiento por los delitos de rebelión, malversación de caudales públicos y desobediencia. Esta resolución es la que cuenta con mayor desarrollo argumental después de la sentencia. Precisamente, se esperó a que estuviera acordada esta resolución para que la Justicia belga contara con más base de cara a adoptar una decisión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − tres =