La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 21 meses de prisión y multa de 2.093.000 de euros impuesta al jugador del FC Barcelona Leo Messi como autor de tres delitos contra la Hacienda Pública cometidos en sus declaraciones del IRPF de 2007, 2008 y 2009 en los que defraudó a Hacienda 4,1 millones de euros de los ingresos obtenidos por la explotación de sus derechos de imagen.

Los jueces de lo penal rechazan el recurso interpuesto por el astro argentino, asegurando que tanto él como su padre pusieron en marcha “los más típicos mecanismos de los defraudadores fiscales“: empresas en el extranjero con intermediarios para que sus derechos de imagen nunca estuviesen bajo la lupa de la Hacienda española.

El Supremo también decide dejar la condena de su padre, Jorge Messi, en un año y quince meses, y su multa en 1.395.334,37 euros. Los jueces afirman que Cargan los jueces con dureza también contra otro argumento desplegado en los recursos de ambos: que el hecho de que se pusiesen en manos de asesores especializados sólo prueba que su intención era estar al corriente con el fisco.

En su sentencia, los magistrados cuestionan que hayan sido excluidos de la acusación en este caso los asesores fiscales del jugador barcelonista.

La sentencia incluye dos votos particulares, de los magistrados Luciano Varela y Andrés Palomo, que consideraban que debió considerarse como continuado el delito fiscal. Un tercer magistrado de los cinco que han formado la Sala, Alberto Jorge Barreiro, firma un voto concurrente en relación a esa misma cuestión.

El caso volverá, ahora, a la Audiencia Provincial de Barcelona para que ésta decida su Messi y su padre entran en prisión. El ordenamiento jurídico español, regula que al ser su condena menos de dos años de prisión, y carecer de antecedentes penales anteriores a esta condena firme, no es obligatorio que eso suceda.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 19 =