Cristina Antoñanzas Vicesecretaria UGT y Eduardo Magaldi Juventud de UGT / Foto UGT.

La Vicesecretaria General de UGT Cristina Antoñanzas, ha presentado, junto al responsable de Juventud de UGT Eduardo Magaldi, el informe: “Análisis de la precariedad en el empleo juvenil”.

En la presentación, en la que estuvo Diario16, Cristiana Antoñanzas ha afirmado que es inaceptable que se esté ninguneando y explotando a la juventud trabajadora de nuestro país. Según sus palabras, “UGT no va a aceptar que la precariedad se asiente como forma de vida de los jóvenes españoles”.

Datos desalentadores, como que 4 de cada 10 jóvenes menores de 25 años está desempleado. O este otro: más de la mitad de los contratos a jóvenes dura menos de seis meses. O que el 28% de los contratos a tiempo parcial son para jóvenes, de ellos el 63% son para mujeres. Otro dato más para la desigualdad, los menores de 25 años cobran la mitad que los mayores.

Asistimos a una recuperación desigual, donde la mayoría de los jóvenes ocupados están a tiempo parcial. “Un 55% de los jóvenes de este país”. Según UGT, Con sueldos de miseria, que no llega para independizarse y mucho menos para contribuir a la recuperación de este país.

 

Reforma laboral

Pero hay más datos para la desesperanza. Responsabilidad de un gobierno que impuso la reforma laboral del 2012, para devaluar los sueldos de los trabajadores, y con ello, abocar a varias generaciones de jóvenes a la pobreza. Y no solo a la desigualdad actual, también futura. Porque sus cotizaciones serán bajas e insuficientes para unas pensiones justas.

Para Eduardo Magaldi responsable de Juventud de UGT, la precariedad juvenil tiene una serie de características que hacen del trabajo de los jóvenes, inestable, pobre y que merma las condiciones sus condiciones vida: “La temporalidad ha crecido un 3% entre los jóvenes, la mayoría tiene sueldos bajos, a pesar de que hay sectores que están aumentando su producción de manera considerable”.

Para el responsable de juventud de UGT Eduardo Magaldi, el dato espectacular del turismo en Semana Santa, es “uno de los sectores donde los jóvenes acceden al mercado laboral”. Pero ese aumento del turismo para el responsable de juventud de UGT, “se tiene que trasladar, en una mejora de los salarios y de la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores, no en aumentos de la precariedad o de las horas extras”.

 

Economía sumergida

El aumento de la precariedad en los sueldos y en las horas extras no pagadas, tiene consecuencias claras para la economía, “se fomenta la economía sumergida, aumentan las enfermedades profesionales, los accidentes de trabajo y riesgos psicosociales, a la vez que se empobrece a los jóvenes de cara a su futuro y a la sociedad, al no tener ingresos el sistema de Seguridad Social” ha manifestado Antoñanzas.

 

Propuestas

Medidas que UGT considera fundamentales para cambiar la mala cálida en el empleo, la desigualdad y la precariedad de los jóvenes españoles en el mercado laboral actual:

  • Recuperar medidas de estimulo de la actividad económica, y lograr la transformación de un modelo productivo, para poder crear más y mejores empleos.
  • Equiparar el salario de la juventud al de los trabajadores de más edad.
  • Terminar con la parcialidad involuntaria que menoscaba los derechos y salarios de la juventud, repercutiendo en su presente y en su futuro.
  • Elevar el salario mínimo cada año, como un instrumento de lucha contra la discriminación.
  • Apostar por un plan de empleo que configure una estrategia y recursos para combatir el desempleo juvenil
  • Reforzar el Plan de Garantía Juvenil para ampliar la protección de este colectivo y aumentar su inserción.
  • Establecer mecanismos de control que persigan la contratación temporal fraudulenta.
  • Por último, conocer el Convenio Colectivo al que pertenece la empresa en la que van a trabajar. Para estar mejor informados de sus derechos laborales.
  • Erradicar los Convenio Colectivos de las empresas multiservicio, subcontratas, etc. que emplean a un alto número de trabajadores/as jóvenes y exigir que les sean de aplicación los convenios de sector o de empresa garantizando que por un mismo puesto y trabajo, se tienen las mismas condiciones laborales que cualquier otro trabajador del sector.

Las medidas que hasta ahora ha implementado el Gobierno de partido Popular “se han mostrado totalmente ineficaces. Europa nos ha dado 3.000 millones de euros para los jóvenes que no se están utilizando, ya que no se crea empleo estable y de calidad con este programa. Hasta ahora, solo un tercio de los potenciales beneficiarios se han inscrito, y lo que estamos percibiendo es que las empresas que contratan a los jóvenes con este programa, a los 6 meses les echan, y vuelven a contratar a otro joven solo para beneficiarse de la bonificación”, ha añadido Cristiana Antoñanzas. El gobierno no ha cumplido el programa de integración y empleo juvenil. UGT exige gobierno que facilite información de la evaluación y el seguimiento de los resultados del mismo a los interlocutores sociales, “ya que hasta el momento el Gobierno no lo ha cumplido”.

 

Falsos mitos de la juventud  

  • Es su primer empleo, que no se queje. El hecho de ser joven o la falta de experiencia no tiene que justificar, en ningún, caso la discriminación en el empleo.
  • Un contrato parcial le viene mejor para compaginar con la vida. La contratación parcial no es elección de la persona joven ni le beneficia. La mayoría no es voluntaria.
  • La juventud vive muy bien en casa de papi y mami. La juventud sufre la imposibilidad de emanciparnos y crear una vida propia. Solo el 19 % de las personas jóvenes se puede emancipar.
  • La juventud cobra menos, pero tiene menos gastos. Los salarios bajos están llevando a multiplicar el número de personas pobres, aun teniendo un empleo.
  • La juventud tiene la oportunidad de viajar y pasar una temporada laboral en el extranjero. Son el desempleo, la falta de oportunidades y la sobre cualificación las principales causas que condenan a la juventud al exilio. No salen de manera voluntaria, sino que son expulsados.
  • Aumenta el absentismo laboral porque los trabajadores cogen muchas bajas. Las bajas no se cogen, las concede un profesional. Además, la precariedad laboral, la incertidumbre del empleo y la presión del empresario llevan a las personas trabajadoras a no velar tanto por su seguridad, a no realizar los descansos reglamentarios para ser renovados, lo que tiene como consecuencia un aumento de la siniestralidad laboral y de las enfermedades profesionales.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 6 =