Nadie cuenta ni ha contado con Adolfo Suárez Yllana en política por sí mismo, sino por lo que representa como hijo de su padre. Aún así, en ocasiones la manipulación ha sido tan burda -como cuando el estrepitoso fracaso de “Adolfito” -como le llaman todavía algunos leales colaboradores del ex presidente a su bástago- en las elecciones de Castilla La Mancha- que hasta en su entorno más cercano pensó que la lección había sido sufiente.

“El niño no le llega al Padre ni a la suela del zapato. Qué penita”

Una estrecha colaboradora del ex presidente del Gobierno en la Transición aclara a Diario16 que “El niño no le llega al padre ni a la suela del zapato. Qué penita”. Pero no. Ahora, Suárez Yllana se presta también con Pablo Casado para, dicen, demostrar que el candidato a las Primarias está en el centro y no en la derecha de la derecha, junto a Aznar y la Fundación FAES. Como si el hijo de Adolfo Suárez y Amparo Yllana tuviera algo que ver con la trayectoria de su progenitor, su iniciativa política o lo que ha representado para este país.

Fieles a Adolfo Suárez en Castilla y León, de los que siguieron a su lado cuando creó el CDS, lamentan que se juegue una vez más con la imagen de “quien tantó aportó a la Transición y a la Democracia Española”.

Fuentes cercanas a Diario16 confirman también a este medio que la familia tampoco comparte este tipo de decisiones con Suárez Yllana, “porque Casado y el PP no buscan al hijo, tratan de que todo el mundo piense en el padre”.

Pero Pablo Casado, que ha demostrado estar dispuesto a todo en estas Primarias para vencer a Soraya Sáenz de Santamaría, trata de dar este golpe de efecto que poca justicia hace a Adolfo Suárez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCalor de verano
Artículo siguienteLo que no nos cuentan sobre la reforma laboral que prepara el Gobierno
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Poca vergüenza tiene el hijo, que sólo utiliza la memoria de su padre para dar espectáculo. Menos mal que el resto de la familia es respetuosa co su imagen

  2. Y alguien puede tragarse esta usurpación de personalidad? ¿alguien puede comprar al hijo por lo que fue su padre? quiero pensar que no

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × tres =