S&P Global Ratings colocó en su listado de Revisión Especial (CreditWatch) con implicaciones negativas las calificaciones soberanas de largo plazo en moneda local y extranjera de ‘B+’ y de corto plazo en moneda local y extranjera de ‘B’ de El

Salvador. La evaluación de transferencia y convertibilidad de ‘AAA’ se mantiene sin cambio.

Fundamento

Colocamos las calificaciones en Revisión Especial negativa debido a nuestra opinión de que la administración financiera se está deteriorando, tal como se refleja en el debilitamiento de la capacidad del gobierno para obtener acceso a liquidez, derivado de la mayor polarización política.

La Administración del Presidente Salvador Sánchez Cerén (del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, o FMLN) no ha logrado obtener la aprobación del Congreso respecto a sus planes para emitir deuda externa, que requiere dos terceras partes del Congreso. Como resultado,

la deuda de corto plazo emitida en el mercado local (denominada LETES) totaliza unos US$1,000millones. El 29 de septiembre, el Congreso aprobó una reforma para permitir que el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales, administrado por Banco de Desarrollo de El Salvador (BANDESAL),

fondee los vencimientos en sus obligaciones de deuda con los fondos de pensiones del sector privado del país el 7 de octubre, a través de la emisión de deuda adicional (certificados de inversión en pensiones) en lugar de pagar con efectivo. La nueva reforma, que bloqueó el principal partido opositor y ha sido cuestionada en la Corte, provee solo un alivio temporal a la liquidez.

Los costos económicos de un prolongado estancamiento de la relación entre el FMLN, actualmente en el gobierno, y el principal partido opositor, Alianza Republicana Nacionalista, van en aumento.

Este estancamiento político ha demorado el avance de las reformas propuestas fiscal y de pensiones, ha debilitado las prácticas de administración de deuda, ha reducido la confianza de los inversionistas y ha limitado las expectativas de crecimiento económico del país.

Estatus de Revisión Especial (CreditWatch)

Si no se alcanza un acuerdo sobre las reformas fiscal y otras que ayuden a estabilizar el acceso del gobierno a la liquidez, contener el reciente crecimiento del nivel de deuda e impulsar la confianza de los inversionistas podríamos bajar las calificaciones de El Salvador. Esperamos resolver la Revisión Especial al término del año, con base en el resultado de las negociaciones sobre lapolítica fiscal, incluyendo la administración de deuda, así como una nueva ley de disciplina fiscal.

Podríamos bajar las calificaciones en uno o dos niveles (notches) si nuestra evaluación institucional de El Salvador y nuestras proyecciones del perfil financiero del gobierno se debilitaran.

Por el contrario, podríamos estabilizar las calificaciones si las negociaciones exitosas derivan en una política fiscal más fuerte, avances en la reforma de pensiones y medidas para abordar los problemas de gestión de deuda.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − tres =