Si es que no me han censurado la imagen que ilustra este artículo podrán ver a Paco Tomás y Raúl Tejón haciendo de Yoko Ono y John Lennon en el mítico retrato de Annie Leibovitz para Rolling Stone. ¿Y por qué lo dudo? Pues porque siempre ha habido cierta hipocresía o como poco un doble estándar en torno al desnudo.

Hace cosa de una semana Paco Tomás, el presentador de Wisteria Lane de Radio 3, comentaba cómo en 1564 el pintor Daniele da Volterra tuvo que dibujar velos sobre los cuerpos desnudos que había pintado Miguel Ángel en la Capilla Sixtina porque, para el papa Pío IV, aquellos desnudos eran de naturaleza impura e inmoral. Eran sus normas comunitarias. A aquello se le llamó ‘Il Braghettone’. Algo parecido está sucediendo en 2018 en redes sociales tan populares como Instagram o Facebook y llama la atención que reaccionen ante el cuerpo humano desnudo con una moral tan antigua como la de Pío IV.

Y es que el cuerpo humano desnudo tiene a sexualizarse. Bien habría que establecer que la mirada del otro es la que tamiza todo en este asunto y, también, que las redes sociales, ambas estadounidenses, son muy dueñas de determinar qué quieren y qué no. Sin embargo, precisamente ahí está el meollo del asunto. Es decir, ¿qué corriente ideológica hace que un desnudo sea ofensivo pero no una exhibición de violencia? O sea, que un Kalashnikov está bien pero una teta no.

En palabras de Paco Tomás, “En apenas siete días, la red social Instagram me ha borrado dos fotografías porque, tras la correspondiente denuncia anónima, vulneraban sus normas comunitarias. En ambas fotografías aparecían dos desnudos masculinos de espaldas. Sin ninguna connotación explícita. Simplemente, un cuerpo humano desnudo. La desnudez que vulnera las normas comunitarias. Bienvenidos al siglo XVI. Ahora, cada vez que censuren un desnudo, colgaré otro con el hashtag #SoyInmoral”.

Quiero creer que hay esperanza; en la restauración de 1994 se dejó de nuevo al descubierto la versión original de Miguel Ángel. ¿Desde cuándo la moralidad de una persona ha estado entre la cintura y las rodillas? Quiero creer que hay esperanza; mientras tanto la iniciativa de #SoyInmoral me parece de lo más razonable.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =