Yo siempre pensé que para el progresismo España era un mal menor, o sea: que frente al esencialismo historicista conservador, banderero y patrioteño, arrancar de la existencia de algo como un país, nada menos, era un principio de realidad evidente para evitar el sueño monstruoso de la Razón, siendo la política diaria un intento de rogar a la justicia social atizando con el mazo a quienes promueven el abandono de los desgraciados…

En este mundo quevedesco del revés, yo ya no entiendo nada: los anarquistas catalanes defienden la patria en vez de la tierra; el PP exgobernante se descompone otra vez en sus diferentes sectas religiosas, sólo que ahora los duros son el Opus (con los del Cristo Rey) e in illo tempore ellos (sí, entonces) fueron la vanguardia tecnocrática; Podemos y Ciudadanos parecen estrellas fracasadas de O.T., recogiendo migajas; y el Partido Socialista, enfermo de muerte hasta hace un suspiro postrero, pasa de la nada al institucionalismo más molón y estatalista: hay que ver la cara de solemnidad que se les ha puesto a algunos, principalmente al Presidente del Gobierno don Pedro Sánchez… está tan metido en su cargo que nosotros, los neuróticos, tendemos a pensar si no estaría todo esto pasteleado y llevaba meses preparándose para tan alto honor… la Historia parece caminar ya con él, solía ser un chico de barrio…

Dice, por fin abierta y explícitamente, que va a agotar la legislatura. Le ha costado hablar en público, porque no se caracteriza esta nueva Presidencia por su asiduo directo en las salas de prensa, quizá se esté pensando si lo del plasma no habrá sido una genialidad de ese gran creativo llamado Mariano. Yo, que suelo hablar de política siempre que puedo, frente a quienes dicen eso de la puerta de atrás he defendido la absoluta legitimidad de este Gobierno fruto de la moción de censura. Mas, pero, empero, sino, sin embargo, no obstante… hay que recordar a nuestro joven Obama ibérico que tiene 84 diputados del total de 350 y, que sepamos, ni gobierna en coalición ni tiene un pacto con un programa publicitado con otras formaciones que garanticen no ya la mayoría necesaria para votar y sacar adelante las propuestas, eso se negocia a diario, hasta con el PP si llegare el caso, sino una cierta unidad institucional que represente a una mayoría de la ciudadanía; debemos recordar que gobierna a todo un país personificando a una minoría parlamentaria no siendo él ni siquiera diputado, lo digo porque la propaganda y la aquiescencia sorprendente de la supuesta prensa crítica, analítica, ha vivido todo esto como la resurrección del dinosaurio extinto socialista y estamos creyéndonos que Felipe González ha vuelto a la Moncloa y con él Almodóvar y la Movida tiernista…

No, a pesar de la legitimidad legal, el PSOE debe convocar, cuanto antes y en función de los intereses prácticos de la gobernabilidad, Elecciones Generales porque así no nos representan. La otra opción es meter en el Gobierno a Podemos, Esquerra, el PNV o hasta a Puigdemont como Ministro del Interior, entonces la legitimidad daría un salto cualitativo; el PSOE, no lo olvidemos, tiene una militancia admirable e ideológicamente bien amueblada, pero en los aparatos están esos profesionales que hasta hace poco eran el enemigo de la democracia, decíamos los críticos, ésos que te fagocitan y te dicen que lo hacen por nuestro bien, que nos piden gratitud por su sacrificio de décadas viviendo sin un oficio liberal, contrato o plaza por oposición, porque la política no es (no debería ser) un trabajo.

Es curioso que el rebelde, llegado contra el Sistema (del Partido) y el Grupo Prisa (qué frágil memoria), en tocando poder se ha convertido en Dios. Y lo bien que ha aprendido de su exenemiga Díaz, en Andalucía nos colocan a mitad de Legislatura una novedad en la Presidencia y así tiene un par de años de publicidad brutal y gratuita, de asimilación como parte de la familia diaria del cargo: y a rodar… Eso está haciendo Sánchez, aprovechar una moción de censura motivada por una crisis institucional para hacerse con los hilos de todas, todo y todos y convertirse en nuestra Parca favorita. A mí se me está empezando a poner cara de viejo cabreado, y creo que con razón; a ver si me nombran algo y a mamar, porque parece que no queda otra…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorGary Clark Jr. en Madrid
Artículo siguienteVerano por pantalones
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =