La vida es para vivirla, NO para sufrirla. ¿Qué nos está sucediendo?

Escuchando a Rafael Correa, tras el merecido Honoris Causa de la Universidad de Barcelona, por su labor frente a la Educación, me reafirmo en que debería ser el arma más importante a esgrimir por todos los Gobiernos del orbe. Un pueblo preparado es capaz de afrontar no importa las inclemencias.

La inversión en Educación de Ecuador, fue multiplicada por cuatro. Qué decir de la Ciudad de la Ciencia, de los Centros de Investigación, las Industrias de vanguardia, la atención a los chico/as de la calle enseñándoles un oficio. Un sueño de excelencia y esperanza frente al futuro.

Ecuador ha pasado de ser emigrante, a recibir a quienes huyen de sus países en busca de mejor futuro, entre los cuales España.

¿Por qué este desatino? El Neoliberalismo ha hecho estragos. Solo importa la economía de unos pocos que ignoran al resto, que somos mayoritarios.

Quienes tenemos determinada edad, hemos sobrevivido a una guerra civil y otra mundial, que sabemos de las dificultades habidas para poder comer, vestir, ir a la escuela, nos cuesta aceptar determinados planteamientos, los que hoy se suscitan en muchos hogares.

El consumo, la necesidad de comprar, de cambiar el coche, de tener un apartamento para ir a esquiar o, y, para ir a la playa han obligado a hacer malabarismos a algunos, o mercadear no importa el precio a otros, olvidándose de que tienen familia.

¿Eso es vivir? Tengo clara idea de lo que supone para mí vivir la vida: disfrutar de lo que me rodea, familia, amigos, sin ambicionar lo que tiene otra persona y que yo no tengo ni pretendo.

Hoy, las familias a penas se conocen, porque cambian, sin rubor. No se detienen a pensar lo que supone para los hijos. Se hablan por whatsap, tal vez por teléfono de vez en cuando. No se comunican, todos apresados sin tiempo para respirar ni saber de la salud unos de otros. Trabajan para pagar hipotecas, para poder mantener su estatus, su aspecto joven…Triste vivir.

No saber envejecer es, si existe el pecado, un gran pecado que clama venganza al cielo.

Recupero a los ecuatorianos que vinieron en busca de trabajo, la mayoría de los cuales lo ejercieron con gran dignidad ayudando desde acá a sus familias, a soportar la fuerte crisis que sufrieron por causas diversas, como ha dicho el Presidente Correa, por la gran evasión fiscal de los grandes terratenientes de su país, que no colaboraban en lo que debían, ayudar a los menos favorecidos a través de sus impuestos.

Me gustó cuando Rafael Correa dijo ”los seres humanos son nuestro capital”. Bella frase, imagen extra que seguro es una realidad.

Tristemente para una enorme mayoría, la única brújula que les domina es el mercado, el capital, su estatus social.

¿Tanto tienes tanto vales? ¡NO! es tu manera de ser y comportarte ante la vida la que te da valor.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 6 =