Me molesta que, demasiadas personas se acerquen a la luz de quienes tienen poder -porque su opacidad es total- , en un intento de obtener beneficios. No dudan en criticarles y amedrentarles si no obtienen su cometido: réditos.

Otros, intentamos decir las cosas por su nombre, sin perder el respeto a nadie, pidiendo explicaciones siempre que sea preciso. Sin halagar pero tampoco ningunear a nadie ni nada. Éste ha sido mi lema de vida, el que aprendí de mi difunto esposo, que siempre repetía: que no te pierdan el respeto. Seamos luz.

Viene a cuento por los muchos artículos, también en Diario16 contra el Proceso Catalán, y quienes mañana deberán acudir a los Tribunales por Desobediencia.

Conste que fui defensora de la Independencia antes de que muchos de los que ahora se llaman independientes lo fueran. Viendo quienes eran y como actuaban algunos de los que se acercaron al independentismo pretendiendo erigirse en líderes, decidí que no tenía nada en común con muchos de aquellos arribistas. Conste que no lo digo por Artur Mas, al que admiro, sino por los “muchos”, que todos conocemos, que han intentado jugar a todas las bazas, periodistas incluidos.

Nuestra obligación es explicar las cosas tal cual son, NO cómo algunos nos quieren imponer, so pena de perder quizá el trabajo.

No me manifesté nunca pero, me sentía más próxima a los que optaban por un Federalismo de verdad como Pascual Maragall, una Nación de Naciones cual existen en otros países.

Lo que ocurre es que cuando los socialistas tenían el poder en sus manos y pudieron llevar a cabo la proeza, NUNCA lo hicieron ni tan solo lo insinuaron. Felipe González y sus equipos podían…

Han pasado ya muchos años, hemos aprendido y descubierto a quienes manipulan en todas bandas para conseguir poder, donde lo haya. Acercarse al sol que más calienta ya que una inmensa mayoría, son frígidos.

Catalunya está hoy en condiciones de “intentar” conseguir que el pueblo decida, con su voto si quiere la Independencia.

Pero, cual siempre, las autoridades judiciales, instados por algunas autoridades políticas, mañana juzgaran a quienes permitieron poner unas urnas un 9N, sin autorización. Conste que los resultados eran simplemente para evaluar qué desea el pueblo catalán.

Seguimos en el mismo proceder, el Gobierno Central no permite, se niega a que de nuevo, el Gobierno de Catalunya ponga las urnas, en esta ocasión sí, en tanto que Referéndum, para decidir : si quiere la Independencia.

Es una palabra que les asusta, aun cuando no está decidida. Será el pueblo soberano, quien opte en la decisión , el Sí o el No a la Independencia.

Catalunya preocupa al caciquismo de la propia Catalunya pero también al resto de España. Con sus alegatos, recuerdan la España fascista que hablaba de la indisolubilidad. Nos tilda de nazis. No recuerdan el Holocausto. Catalunya ha sido siempre acogedora, reconoce a todos quienes aquí moran, no importa su procedencia.

Tras la muerte del Dictador toda la clase política alardeaba del poder de las personas, de la necesidad de que fuéramos nosotros, el pueblo, quienes pudiéramos decidir nuestro futuro. Quienes así pensaban, ¿han desaparecido todos? ¿No dejaron su legado a sus próximos?

Nosotros los ciudadanos, nosotros los pueblos tenemos la capacidad para decidir nuestro futuro en paz y concordia. ¿Por qué no lo pregonamos y decidimos juntos?

Si el Referéndum por la Independencia de Catalunya gana de forma clara, serán muchas otras Comunidades las que intentaran lo propio.

¿Resultado?

España se convertiría en una Nación de Naciones con su lengua e idiosincrasia, que haylas, cual existen en otras Naciones avanzadas.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − Trece =