La cara de la Igualdad del Gobierno de Pedro Sánchez, Soledad Murillo de la Vega, ha tomado posesión del cargo esta mañana en el palacio de la Moncloa en un solemne acto presidido por la Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Cerca de un centenar de mujeres, que representan el feminismo en España estuvo en el acto para arroparla, además compañeras y compañeros del PSOE que ostentan cargos institucionales. Hasta los encargados de protocolo han desbordado ante la gran asistencia y se vieron en la necesidad de habilitar un espacio adyacente a la sala con pantallas para poder seguir desde fuera el acto.

La Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha dedicado unas cariñosas palabras a la nueva secretaria de estado de igualdad, resaltando su perfil feminista y luchador por la igualdad de género.

Calvo ha agradecido la disposición de Murillo “que no ha tardado ni un minuto en aceptar el cargo”, “incluso teniendo que dejar su trabajo académico”, no se lo pensó dos veces.

Además, la vicepresidenta ha insistido en el compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez con la mujer y la igualdad.

Soledad Murillo fue secretaria General de Igualdad en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Impulsó la Ley de Igualdad y la Ley Integral contra la Violencia de Género. Rodríguez Zapatero la nombró en 2004 secretaria general de Políticas de Igualdad en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Fue de este modo el primer cargo consagrado a la igualdad del Ejecutivo Zapatero.

En aquel Gobierno se desarrolló y aprobó la Ley para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres en 2007. La norma abordó la discriminación directa e indirecta, incluyó el principio de igualdad en las políticas públicas, introdujo los informes de impacto de género en los presupuestos y también la obligatoriedad de negociar planes de igualdad en las empresas de más de 250 trabajadores. Esa norma incluyó por primera vez un permiso de paternidad de 15 días y estableció una ampliación progresiva que la crisis retrasó. La paridad en las listas electorales también procede de esa norma.

Murillo también impulsó decisivamente la Ley Integral contra la Violencia de Género. Esta norma, que introdujo por primera vez estadísticas propias en el fenómeno de la violencia machista, así como derechos para las mujeres víctimas y formación especializada, se convirtió en una referencia a nivel mundial.

Después de su etapa en el ejecutivo de Zapatero, Murillo regresó a la universidad y durante varios años formó parte del comité CEDAW de la ONU, encargado de vigilar y evaluar a los países miembros en cuestiones de igualdad de género.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. No sé de qué igualdad de género hablan, de la que hizo a los hombres sospechosos de hacer mal a las mujeres y les privó de la presnución de inocencia? De esa desigualdad de género me hablan? Zapatero nos hizo a los hombres con su mal llamada ley de violencia de género, porque la violencia de género es la que practica un género contra otro y no sólo en el ambiente familiar, fue quitarnos derechos fundamentales a los hombres, todos los que se derivan de la presunción de inocencia, que además está causando bastantes víctimas entre los hombres. Zapatero asumió el principio de las feministas de que el enemigo a batir es el hombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 3 =