Que cada día que pasa el trabajo vale menos es una realidad innegable. Que las políticas económicas del Partido Popular con la connivencia de Ciudadanos están devaluando a las personas es algo tampoco tiene mucho discusión las cosas son como son. Sin populismos, sin barricadas tan sólo con el poder de unos números que hacen caer los argumentos por su propio peso.

El siglo XX fue la de la revolución obrera, la conquista de derechos sociales, la lucha contínua que acabó el siglo XX relajada y hasta apaciguada porque en España los obreros votaban al Partido Popular. Un terrible círculo vicioso, con una mano se daba pan y con la otra se cercenaban derechos, pero ya se sabe que en España eso de dame pan y dime tonto funciona, pero dame pan.

Entramos en el siglo XXI y la derecha seguía dando pan aún a sabiendas que estaba enfermando la economía y la economía dijo basta y llegaron las madres mías. El obrero se encontró sin pan ni formación y el que tenía formación, sin pan y preguntándose para qué narices se había formado. A estas alturas el cartel del PP como gran gestor de la economía lucía y sigue luciendo en buena parte de los hogares españoles.

Y mientras ¿el socialismo en estos años que hacía? Aumentando los derechos sociales, intentando hacer un sistema social más justo pero ¿y de economía? Si, del pan señores, el pan. De nada sirve tener muchos derechos si no tengo pan para alimentar a mi familia y en esto el socialismo se ha dejado llevar ¿De verdad el PP gestiona la economía mejor? ¿De verdad?

Creo sinceramente que es problema de valentía. Es un problema de no dar respuesta a las necesidades de las personas. En el siglo XX el socialismo surgió desde el mundo obrero y peleó y luchó pero, ¿en el siglo XXI? El obrero del siglo XXI se llama autómono y pequeña y mediana empresa. Personas que trabajan a destajo, que tienen unos derechos de chiste pero que la carga de obligaciones es una lista interminable, ¿les suena?

Según el INE desde el 2008 el poder adquisitivo de las personas ha descendido 700 euros a la razón de 100 euros anuales, esto en las nóminas para asalariados, pero ¿y los autónomos? Cada día se trabaja más y se cobra menos pero la presión fiscal se mantiene o aumenta. La presión fiscal real, no la de los anuncios en prensa. Si todo lo que se anuncia fuera verdad viviríamos en los mundo de Yupi pero no, vivimos en España.

Mientras unos buscan su sitio, el sitio les está esperando ¿De verdad el socialismo no va a empezar a hacer bandera de este gran sector de la economía que supone el 65% del del PIB? Se que los autónomos no tienen sindicato, pero es que no lo quieren. Su nombre indica lo que son. La gran mayoría sólo quieren que la dejen en paz y trabajar, sin izquierdas ni derechas, aún así, que va a hacer el socialismo ¿sabrá darse cuenta de la nueva realidad social, trabajadores empobrecidos, trabajo digno? Díganselo a una señora que trabaja 20 horas al día para ganar 700 euros y que tiene que pagar un autónomo de más de 200 euros, y si un mes no trabaja tanto y cobra 400 pues paga igual esos más de 200 euros ¿Y las pequeñas empresas? trabajan para pagar. Esta es la realidad de la economía ¿Gestiona mejor el PP? Quizá sea hora de demostrar que no, quizá sea hora de dejar de buscarse a sí mismo y que el socialismo recupere el espacio económico que el país le reclama.

Habrá que cambiar el modelo económico, digo Yo. Igual que gusta al socialismo de cambiar el modelo social. Pan, pan y más pan… lo demás…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorGarbiñe Muguruza llega a la semifinal de Wimbledon con la ley del mínimo esfuerzo
Artículo siguienteFarándula
(Elche, 1 de abril de 1980) es un escritor, investigador, crítico literario y gestor cultural español. Subdirector de la revista Letrasenvena.com y miembro de CLAVE (asociación de críticos valencianos). Ha colaborado en diversos medios de comunicación, como el Heraldo de Aragón, La verdad, El Diario de Avisos o la revista Qué leer. Tiene publicados los libros de poesía Últimas jornadas en el paraíso y Prozac, Trankimazin y otros parques infantiles, y la novela Mi funeral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 1 =