Yo no sé si a usted le han violado alguna vez. De hecho, ni siquiera tengo claro de qué hablamos cuando decimos violación. Los informes del Ministerio de Interior que hablan de violaciones, le ponen un adorno: “con penetración”.

¿Qué es penetración? El pene en la vagina, claro. ¿Y en el ano? ¿Y en la boca? ¿Son los dedos en la vagina penetración? ¿Y los dedos en el ano? ¿Y en la boca? Y que un hombre se meta tu pie en su boca mientras te soba el coño y las tetas, ¿es penetración? ¿Es eso una violación? Yo no sé si a usted le han violado alguna vez, pero cuando te han violado, lo sabes, penetraciones aparte.

¡Qué poco hablamos de algunas cosas, carajo! ¿Por qué? Resulta imprescindible preguntárnoslo.

Acudo a la RAE. Violación: “Tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad o cuando se halla privado de sentido o discernimiento”.

Esta semana hemos conocido las cifras del Ministerio de Interior relativas a violaciones. Parece que se lleva esta cuenta desde 2009. De entonces a finales del año pasado llevan contabilizadas 8.200 violaciones “con penetración”. ¿Qué es lo penetrado y con qué?

Esa es solo una de las preguntas. Con ciertos asuntos, ya que por fin nos ponemos a hablar, no se puede jugar. La falta de seriedad en esto resulta imperdonable.

La otra pregunta tiene que ver con las cifras.

Dice el informe de Interior: 8.200 violaciones “con penetración”. Pues vale. Eso significa, en España, una violación “con penetración” cada 8 horas. Pero eso no es cierto. Nada de todo lo que estoy escribiendo es cierto. No es cierto que desde 2009 hayan violado a 8.200 mujeres en España. Esas son las que han denunciado. Por lo tanto, ahí no están las víctimas calladas, cuántas miles y miles, de la violencia machista. Ahí no están, en general, las niñas. Ahí no están las avergonzadas, las paralizadas, las que quedaron temblando en una esquina de sí mismas, convertida ya su voluntad en una pasta que fermenta. Ahí no están las esposas ni las esclavas sexuales, ni las prostitutas, ni, ni, ni…

Aseguran las asociaciones que llevan años tratando estos temas, entre otras la Federación de Asociaciones de Asistencia a las Mujeres Violadas –qué barbaridad—, aseguran que solo se denuncia una de cada seis violaciones.

Yo no sé si a usted le han violado alguna vez, pero estoy segura de que ese dato, el de una de cada seis, no le sorprende. Aquello de lo que no se habla, no existe. Para que todas esas niñas, madres, primas, hermanas, aterradas, prostitutas, esclavas, etc denunciaran, esta sociedad debería ser otra. Y nuestro Ministerio de Interior, también.

¿A cuántas mujeres han violado en España, pues, desde 2009?

Soy mala con las cuentas, y además soy madre. Así que llamo a mi hijo Lucas y a mi sobrino Pepe, que juegan con sus máquinas en un lugar mental al que yo no tengo mucho acceso. Y les pongo deberes. Estos: Si en España, desde 2009 han violado a 8.200 mujeres, y solo se denuncia una de cada seis violaciones, ¿cuántas mujeres se ha violado en total en España y cuánto supone eso al día?

Tienen 14 años. Lo primero que les sucede es lo mismo que a mí. Incredulidad. ¿¡¡Una violación cada ocho horas¡¡? ¿¡¡En España!!?

Lo segundo, el resultado. Si tenemos en cuenta las cifras de las asociaciones con larga trayectoria en el estudio de este tema, en lugar de los rimbombantes datos “con penetración” del Ministerio: En España se producen 22 violaciones al día. O sea, cerca de una violación cada hora.

Yo no sé si a usted le han violado alguna vez, pero si en España violan a una mujer cada hora y pocos minutos, mire a su alrededor, porque a alguna de las mujeres con las que se ha cruzado a lo largo del día, sí. En fin, sí que han “tenido acceso carnal” con ella “en contra de su voluntad o cuando se halla privada de sentido o discernimiento”. Lo de la penetración, se lo dejamos al ministro Fernández Díaz.

Qué frivolidad. Eso pienso: Qué bárbara frivolidad ofrecer datos sobre algo dolorosísimo, sobre nuestro peor retrato, como de pasada, como si fueran las cifras del IPC.

Así que llamo al ministerio. Quiero que me contesten a dos preguntas, solo dos.

Pregunta #1: ¿Son conscientes de que las cifras que ofrecen no retratan, ni de lejos, la realidad?

Pregunta #2: ¿Tienen previsto a medio o largo plazo poner en marcha un plan específico para las violaciones, como se hizo con la violencia machista o la mutilación genital?

A la primera, me responden que ellos solo ofrecen las que se denuncian. Ya, pero entonces no pueden hablar de “violaciones con penetración en España”, sino de número de denuncias. Y si así lo hacen, deberían entonces darse cuenta de que tenemos un problema de tamaño descomunal. Nosotros, como sociedad, y por lo tanto el Gobierno, gestor. El Gobierno, que toma decisiones referentes a lo que es o no es delito, que se ha preocupado de definir qué es “de interés general” y qué no, a qué horas podemos ver o no ver ciertas cosas, qué expresiones son punibles y hasta cuál debe ser mi indumentaria en el caso de que quiera protestar ferozmente contra esto de lo que escribo.

La segunda pregunta no les parece pertinente. A mí sí me lo parece, porque una mujer violada cada hora y pocos minutos dibuja una sociedad enferma. Y también porque por fin hemos decidido hablar de ello. Es más, ellos han decidido hacerlo, así que lo menos que pueden hacer es valorarlo, sumarse al escándalo que supone y ofrecer algún tipo de solución. Por ejemplo, un plan especial de actuación.

—Esto no es un restaurante, aquí no hay un menú— me responden desde el Ministerio de Interior—. La policía no puede tener un plan especial para los robos a mano armada, otro plan especial para los delitos de tráfico…

—Ya, pero los robos se denuncian siempre, mientras la mayoría de las violaciones quedan escondidas, y por lo tanto impunes.

—Las fuerzas y cuerpos de seguridad están especialmente atentos a la violencia de género.

—Pero es que da la casualidad de que las violaciones fuera de la pareja (pienso en que nadie conoce las de dentro) o de los ámbitos de familia, o sea, si te viola un par de desconocidos por la calle, no se encuentra dentro de lo que llaman Violencia de Género.

—Los cuerpos de seguridad están muy atentos.

—Y sin embargo, los datos que ofrecen solo tratan de las que denuncian. ¿Tienen previsto a medio o largo plazo poner en marcha un plan especial para la prevención de violaciones, un delito brutal y oculto —insisto— que se comete constantemente? Lo digo porque creo que, en este momento, la población está por fin bastante concienciada. Y podríamos empezar a hablar de alarma social como sigamos enterándonos de asuntos como los de los Sanfermines. Que suceden…

—Quizás lo mejor es que hable con la Secretaría de Estado de Comunicación.

No me da la gana. No quiero hablar con nadie más.

Yo no sé si a usted le han violado alguna vez, pero cuando te han violado lo sabes. Lo saben decenas de miles de mujeres en España. Lo sabe una cada hora y pocos minutos, de hacer caso a quienes llevan años estudiando estos datos. Me importa un pimiento morrón si hay o no penetración, incluso me importa un campo entero de pimientos morrones a qué llaman “con penetración” en el Ministerio de Interior.

Mi hijo Lucas y mi sobrino Pepe, a sus 14 años, han hecho las cuentas. Siente a los suyos, y que hagan lo mismo. Pueden resultar unos buenos deberes de verano.

Para los de su familia también, señor ministro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Inmejorable denuncia, esta si que es real. Me sumo a las que hemos sido violadas en grupo, y hemos recibido bofetadas y vejaciones en pareja, (cuando puedes te escapas y lo abandonas, o no). Infinitas gracias Cristina Fallaras.

  2. ue buen texto.
    Lastima que tiene muchas falacias, temas faciles y de comparativa unidireccional.

    Cuantas son falsas? a cuantas la han violado (por desgracia) multiples veces.
    Cantidad de hombres violados y violadores? cuantes de esas violaciones son por los mismos individuos.

    Faltan todos esos datos, para poder escribir un texto lógico y con fuerza, pero esto es periodismo.
    Comparar esto con violencia de genero me parece algo de mentes cortas, y sin vistas. Demostrado esta que todos los dias salen de cada juzgado una media de 40 detenidos, de los cuales solo es culpable como mucho 1… ojala fueran todos inocentes…… de los otros 39 no se sabe nada… no se investigan ni nada…. leugo claro resulta que de cada denuncia sale un 90 % de condenados… lógico.. las otras se eliminan. Si esto sucediera también en las violaciones, nos podrían atracar directamente por la calle…. o me das los que tienes o te denuncio por violación…. pasas dos días mínimo en el calabozo,,… tu veras…..

    Si fuera mujer podría ser que pensara igual y me hiciera feminazi… pero puede ser que por eso me da por pensar y mirar a los dos lados… y ver que se tiene que defender a los dos lados por igual…. hasta que se demuestre la inocencia de cada cual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece + catorce =