A veces tengo la sensación de que hablamos de lo que quieren que hablemos. Me siento en infinidad de ocasiones como en un gran teatro del mundo donde parece que alguien mueve los hilos de todos nosotros y que ya me han dado el guión de lo que tengo que pensar y decir.

Nos levantamos cada mañana y nos acercamos a los medios de comunicación para empaparnos de la actualidad y estar informados, pero una vez más, una pregunta no deja de rondar por mi cabeza como un infernal tábano molesto, fastidioso y pesado: ¿Pensamos lo queremos, nos preocupamos de lo realmente importante o más bien vivimos en un mundo completamente dirigido y no somos más que marionetas en manos de aquellos que están por encima de nosotros?…

Escucho las tertulias de la radio y de la tele, leo los distintos diarios de información general y me hablan de los beneficios o de las desventajas de ver las retransmisiones de las misas por televisión, de que si Donald Trump es el protagonista de las Fallas de Valencia, que si Obama regaló una cazadora de aviador al rey, de las futuras luchas políticas en el seno del PSOE o del penúltimo caso de corrupción del partido podrido, etc…

La verdad es que no soy yo nadie para proponer qué noticia es importante o no para comentarlas en las tertulias o en los medios de comunicación, pero a veces parece que siempre hablamos de lo mismo. A veces tengo la sensación de que los seres humanos nos dejamos arrastrar por las opiniones mayoritarias, por lo que nos venden desde los medios de comunicación y que muchas veces nos convertimos en autómatas teledirigidos precisamente llevando a la tertulia del bar y del trabajo las noticias que los medios mayoritarios creen que son las más interesantes y más relevantes para nuestras vidas.

Me decía un amigo que no sabe qué es lo realmente importante de la actualidad que nos sirven cada mañana de desayuno los medios de comunicación. Me decía que con lo que está cayendo nos ponemos a hablar de las misas que dan los domingos por la tele y nos olvidamos, por ejemplo, de que el Tribunal Supremo ha avalado por primera vez que se subcontraten servicios en una huelga, considerando en una sentencia pionera y a la vez devastadora para la lucha obrera, que los clientes de la empresa principal que no formen grupo con ésta pueden subcontratar servicios aunque esta acción neutralice la huelga.

En definitiva, que pueden aniquilar de un plumazo la lucha de miles de trabajadores y pueden neutralizar a golpe de subcontrata nuestro derecho al pataleo contra este sistema opresor que no hace más que pisotear nuestros derechos.

Pues excepto en varios medios que le han dado algo de importancia a la noticia, no he visto que nadie pusiera el grito en el cielo, que contara a la población lo que puede suponer esta sentencia para el mundo del trabajo. Es una vergüenza que nadie grite a los cuatro vientos que este puede ser el mayor retroceso de los derechos laborales en los años que llevamos de democracia.

Pero claro, Vivimos en un mundo manipulado por el poder y, desgraciadamente, los medios de comunicación son el instrumento que el poder utiliza para manipular a las personas. Nos dan las informaciones digeridas y en muchas ocasiones se silencia lo que no interesa ser contado. Ya no hay que pensar, porque hay personas que lo hacen por nosotros.

Recordaba la peli ‘La cortina de humo’, de Dustin Hoffman y Robert de Niro, en la que se muestra cómo los medios de comunicación son manejados por el poder político y de cómo se puede desviar la atención de un escándalo político creando una guerra ficticia en Albania, usando esa artimaña muy conocida en periodismo a la que llaman “agenda setting”, que no es más que una teoría que plantea que los medios de comunicación seleccionan los temas sobre los que se habla y más allá no hay más. El silencio es el olvido.

Desgraciadamente las cortinas de humo no son sólo cosas de películas. Así nos va.

1 Comentario

  1. Me ha gustado mucho este artículo. Y me gustaría recomendar este soberbio vídeo de YouTube de 5 minutos basado en el libro de Chomsky “Fabricando el Consenso” (para los que no sepan inglés, quizás se pueden poner subtitulos automáticos) : The five filters of media – – > https://youtu.be/34LGPIXvU5M

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 2 =