Los cientos de inmigrantes sin regularizar a la espera de su expulsión que se encuentran en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) existentes en varios puntos del país han comenzado ha hacer pública su situación límite. El último incidente ha sido el protagonizado por 39 inmigrantes en el CIE de Aluche, en Madrid. Han reclamado durante 11 horas “libertad” y “dignidad” encaramados a la azotea del recinto. La policía ha informado que no ha logrado escapar ninguno de los internos allí recluidos, aunque oficialmente estas personas no se encuentran detenidas, sino en un limbo legal mientras se solventan los procesos de expulsión a sus países de origen.

El director de la Policía, Ignacio Cosidó, que se personó en el CIE de Aluche con la intención supuestamente de negociar para que los inmigrantes depusieran su amotinamiento, ha informado que el amotinamiento “ha acabado felizmente”. No se han registrado heridos, según fuentes policiales.

Mientras se prolongó todo el amotinamiento desde la noche del pasado martes 18, cuatro concejales de Ahora Madrid permanecieron fuera del recinto. El concejal Javier Barbero ha denunciado el “preocupante oscurantismo por parte del CIE, que no nos informó de cómo iban las negociaciones”.

Este último incidente relacionado con un CIE se suma al de hace apenas 15 días en el centro de Sangonera, en Murcia, donde 67 inmigrantes se fugaron del CIE de Sangonera (Murcia), después de un motín.

Ha sido a partir de las nueve de la mañana de este miércoles cuando los amotinados han comenzado a abandonar la azotea de forma pacífica. Fuentes de la Policía Nacional han confirmado que los inmigrantes no tenían armas y no se registraron heridos ni enfrentamientos. También han negado que la revuelta diese comienzo provocada por una menor presencia policial en el CIE debido a los disturbios en el entorno del estadio Santiago Bernabéu tras el partido de Champions League.

ahora-madrid

La policía asegura que los internos rompieron una puerta de seguridad y subieron por una escalera a la azotea, donde se atrincheraron toda la noche. La seguridad del CIE avisó a la Policía y los dos primeros equipos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) llegaron en apenas 10 minutos, según las mismas fuentes.

Rafael Rayoral, secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos, informó a través de la red social Twitter a las 6,15 horas de que “una personalidad” había entrado en coche al CIE, sin que les informaran de quién se trataba.

Ahora Madrid se ha posicionado en las redes sociales con un #CIESNo y ha organizado turnos para acompañar a los amotinados para “garantizar una buena resolución”. A las puertas de este recinto han permanecido toda la noche cuatro concejales de Ahora Madrid: la concejala-presidenta de Aluche y Carabanchel, Esther Gómez; el concejal-presidente de Villaverde y Fuencarral-El Pardo, Guillermo Zapata; el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, y el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, así como un grupo de senadores y diputados de Podemos, entre ellos el secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos, Rafa Rayoral.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha trasladado personalmente y de manera telefónica a la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, el apoyo municipal a las labores de mediación tras el motín de Aluche. “Sigo preocupada por lo que ocurre en el CIE, en contacto con Concha Dancausa, que agradece nuestra disposición a mediar. Los derechos humanos son lo primero”, escribía en su cuenta personal de Twitter Javier Barbero, delegado de Salud, Seguridad y Emergencias.

El servicio de urgencia del Ayuntamiento de Madrid, Samur-Protección Civil, ha mantenido un dispositivo especial mientras que se ha cortado el tráfico en la Avenida de los Poblados, al tiempo que la Policía Nacional mantenía acordonaba la zona. Agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y de la Unidad de Intervención Policial (UIP) se movilizaron en el lugar del motín, mientras un helicóptero ha vigilado desde el aire los movimientos de los amotinados.

Otro incidente similar se produjo hace dos semanas en el CIE de Sangonera, en Murcia, donde 67 internos se fugaron, de los que 41 fueron detenidos poco después. Tras este motín, cinco policías resultaron heridos con policontusiones de diversa consideración, según fuentes policiales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 6 =