La Agrupación Reformista de Policías (ARP), una Organización Sindical Policial, ha presentado un escrito ante la Dirección General de la Policía, velando por el cumplimiento de los principios recogidos en los estatutos de esta asociación para amparar a los funcionarios del Cuerpo de Policía Nacional,  y a tenor de las informaciones facilitadas por funcionarios de Policía, que “recibieron un trato degradante”, en el acto de toma de posesión de un nuevo destino en la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía en Madrid, “entendiendo que no han sido atendidos conforme al deseo de esta organización, de una forma correcta, el día de su toma de posesión administrativa, alejada del reconocimiento y respeto que debe presidir ese acto de indudable trascendencia para su devenir profesional en una nueva Jefatura Policial”

Según informa el Coordinador General de la Agrupación Reformista de Policias, Luis Miguel Lorente, el pasado 12 de junio unos 25 funcionarios se presentaron a las 08:15 horas en la Jefatura Superior de Policía de Madrid, en la Secretaría de la BPSC para la presentación de sus destinos, conforme al anuncio del Concurso General de Méritos 27/2017. Sin emabargo, a medida que transcurrían las horas, “no se les atendió debidamente, y alrededor de las 15:30  se les despachaba sin lograr los documentos acreditativos de sus nuevos destinos, y sin que el Comisario les recibiera, ni firmara los citados destinos”.

La sensación de los funcionarios de la Policía, además de permanecer a la espera durante largas horas, -de tiempo perdido-, en una sala no apta para esta recepción, para un simple acto administrativo, consideraron que “fueron objeto de un trato denigrante que se les dispensó en esta situación“.

Desde la Organización Sindical ARP solicitan que  “se tome nota de todo lo planteado y exigimos responsabilidades por las conductas de los superiores, la organización y desarrollo del proceso que finalmente fue en balde; pero también para que se inicie una revisión profunda de las relaciones entre las escalas”.

Consideramos que es inadmisible este trato a los trabajadores policiales por degradante, clasista y antidemocrático, pero es que, además, siendo el carácter de la Policía de servicio público, vemos incompatible esta conducta si se pretende ejemplarizar para ese fin”, sostienen desde ARP, y subrayan como “inadmisible que no exista un mecanismo propio o ajeno para denunciar estas situaciones” y alegan “bastante más eficaz, independiente y transparente un macanismo ajeno; que recoja, proteja y luche contra la corrupción y también situaciones como la expuesta, en el seno de la Organización, o simplemente sirva como buzón de sugerencias o libro de quejas, como sí tienen los organismos públicos para la ciudadanía, y que la voz o protesta del funcionario sea al menos tenida en cuenta de forma vinculante”.

Los representantes de ARP denuncian que “esta práctica es más habitual de lo deseable, y contrasta con la multitud de evidencias de privilegios y desproporciones que existen entre escalas como si de un cuerpo militar, de tiempos pasados y sistemas autoritarios y antidemocráticos se tratase”, y anuncian que no van a dejar de denunciar este tipo de situaciones, al referirse como “a hechos no puntuales, sino cotidianos, en plantillas pequeñas, en grandes o importantes Unidades y como en este caso, en las Jefaturas y Órganos de dirección”.

Los mienbros de este sindicato estiman que todas estas situaciones y lagunas en la propia Administración no hacen más que propiciar comportamientos inapropiados, en un Cuerpo Policial que a veces informa a la ciudadanía ofertando servicios a través de las nuevas tecnologías, sin capacidad para atender a los policías más que con otras arcaicas herramientas como un pasillo, un banco de diez plazas paraveinticinco personas, y unos impresos que forzosamente deben rellenar de forma presencial.

Por ello, denuncian la nula coordinación y preparación del acto administrativo e institucional para la redistribución de los nuevos efectivos del Concurso General de Méritos, y recuerdan que el 7 de julio están convocados a asistir al mismo lugar el resto de nuevos integrantes, esta
vez los de fuera de la comunidad, y hablamos de más de 100, por tanto, serán más de cuatro
veces los que asistirán, por lo que desde ARP se solicita mejorar la asitencia , y que esta vez, “se incluya en la agenda de esa Brigada como actividad a realizar y no se juegue con el azar para realizarlo o no, porque se estime que el tiempo del subordinado está a la entera disposición del jefe de turno”.

Finalmente, ARP propone tener en cuenta el valor a la petición personal de cada uno a la hora de elegir el puesto de trabajo que quiera desempeñar, y valorar el principio en la erradicación, o al menos radical
disminución, de cualquier abuso o conducta corrupta dentro de las Administraciones. “La desafección hacia los funcionarios es preocupante, que a su vez repecute negativamente en el ánimo de las y los policías y merma las capacidades de los que tienen que dar un servicio final de calidad a la ciudadanía”, apostilla esta Organización Sindical que incide en “la defensa y denuncia de todas aquellas circunstancias que no
beneficien a la Administración”

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 20 =