Interrogado en cierta ocasión el Maestro Falla en relación a si en España en alguna ocasión se había dado muestra alguna del fenómeno neoclásico; el interpelado respondió: “Lo cierto es que en España no hemos tenido ocasión de disfrutar del fenómeno neoclásico, sencillamente porque la causa imprescindible para ello, a saber que el Clasicismo hubiera tenido lugar antes, obviamente tampoco se ha dado. Si quiere mi opinión al respecto, le diré que tal extremo se debe a que no cumplimos las condiciones que impregnan tanto a uno como a otro de los fenómenos a saber, la preeminencia de las emociones, las cuales acaban por desbordar la pasión. En cualquier caso, creo de justicia advertirle que tal conclusión no ha de darle pie a publicar que yo he dicho que en España no se haga buena música. De hecho, buena música es toda aquella propensa a resultar auténtica. Y créame si le digo que la mía lo es”.

Resultamos así un país donde el pecado, más que residir en la ausencia de pasión se encuentra en la tranquilidad que hemos demostrado a la hora de perderla.

Decía Julián MARIAS que si bien identificar como españoles a dos personas que siendo contemporáneos no comparten un mismo lugar se acababa convirtiendo en una labor harto compleja, lo cierto es que ubicar bajo la misma condición que aporta la coherencia nacional resultaba paradójicamente mucho más sencillo en ocasiones, valorando para ello la reacción que ante ciertos comportamientos, por ejemplo los de salir en defensa de una damisela, acababan por demostrarse como similares cuando los españoles en cuestión estaban separados por decenas si no por centenares de años.

Concediendo pues una dosis de fe a lo que las palabras del genial MARÍAS nos aportan, lo cierto es que entonces situaciones como las vividas por una famosa parlamentaria del PSOE esta misma semana en el transcurso de una reunión de su Asamblea Local, (En Valladolid para más seña), ponen de manifiesto cuánto han cambiado las cosas de un tiempo a esta parte a saber, al menos desde que las aseveraciones del autor fueron escritas teniendo por ello pleno sentido.

Porque ni tan siquiera tomando en consideración el hecho de las diferencias sociológicas debidas al distinto momento social, las cuales en el caso que nos ocupan pueden cifrarse en lo que aglutinaremos bajo el paraguas de las evidentes diferencias desde las cuales se llevaba a cabo la valoración de la actividad política desarrollada por una mujer en aquel momento, a saber primera mitad del pasado siglo XX; no es menos cierto que entonces, la diplomacia hubiera suplido entonces tales carencias, siendo entonces la cortesía la llamada a evitarnos un espectáculo tan deleznable como el que la mencionada situación nos ha regalado.

Dejando a un lado la forma, acudiendo definitivamente al fondo, lo único cierto es que, recuperando de nuevo la esencia de las palabras de FALLA, en España últimamente estamos carentes de algo. En España hemos perdido un no sé qué, que al contrario de lo que pasa en otros países, nos ha privado de esa pizca de suerte que se traduce en lo que antaño se llamaba caer de pié.

Porque últimamente, más que tener estrella, lo que nos pasa es que acabamos estrellados. Si alguien tiene duda, que se fije en el caso específico representado hoy en los achaques que aquejan al PSOE, los cuales por otro lado no ponen sino de manifiesto, lo importante que en Política resulta conocer lo que los eruditos denominan el correcto uso de los tiempos.

De no ser así, ¿cómo explicar la mala suerte que últimamente achaca al partido en cuestión? Hagamos pues un sucinto análisis de los últimos procederes que a tal efecto resultan de mención, y extraigamos después las conclusiones que sean de rigor.

No hace mucho tiempo, aunque según el análisis de algunos bien pudiera tratarse de un episodio llamado a hundirse en la oscuridad de los tiempos; la ausencia de programa que se definía en el hecho de resumir todo el proyecto político en la inmisericorde necesidad de impedir el gobierno de cualquiera que no fuera el propio PSOE, quedaba inmejorablemente resumido en el entonces archiconocido lema, hoy casi tan denostado como lo son los que se acuerdan en incluso lo defienden “No es no”.

“Nos limitamos a interpretar la voluntad que mediante su voto han expresado los que han confiado en nosotros”, no se cansaban de repetir los por entonces llamados a identificar la opinión de los votantes. Visto el resultado, o los votantes nos volvimos imbéciles de un día para otro, o las tablas llamadas a traducir la susodicha voluntad vieron modificados sus valores de referencia de manera substancial, y en un tiempo récord.

Superado ese primer problemilla, después vino lo de La Gestora. Porque: ¡Ay amigos! De hacer comulgar con ruedas de molinos puede considerarse el hacer transigir a esos mismos votantes en cuya voluntad ayer sosteníamos lo imperturbable del “no es no”, con la nueva realidad para cuya consecución se tornaban en imprescindibles sacrificios, yo creo mejor dicho ejecuciones, como las llamadas a cobrarse la cabeza de SÁNCHEZ. En cualquier caso, yo me quedo con la dosis de cinismo (o si se prefiere de tragaderas), con las que se nos regaló el que había sido su Portavoz. ¡Dios! Emocionante resultó el sapo que hubo de tragarse cuando tras el amplio paraguas que ofrece la tergiversación del concepto Lealtad fue capaz de ubicar lo que moralmente no encuentra mejor definición que la propia de una actitud cainita.

 Pero no hemos de olvidar que Roma no paga a traidores. Y por ello hubo de venir La Gestora. La verdad es que cuando un partido de la trayectoria del PSOE asume lo inevitable, y como tal ha de considerarse el tener que poner en marcha una Gestora, de grave, de muy grave ha de ser considerada la situación. Solución, pues la que en este país hemos desarrollado siempre. Cuando un monarca era endeble, ya se encargaba su nobleza de ser resultona. Hoy la nobleza está mal vista, (que te llamen burgués parece menos ofensivo, tal vez porque al menos en su origen la riqueza del burgués procedía de su trabajo: ya fuera comerciando, o después invirtiendo en Bolsa), veis, hasta en eso nos parecemos ya los de un lado y los de otro (ver si no cómo dice BÁRCENAS que ha consolidado una buena parte de su fortuna). Mas no quiero yo dilapidar mi crédito, y es por ello que recupero la línea argumental reconociendo en la figura de los Barones a esa suerte de Nobleza Levantisca llamada a meterle los perritos al corral a un expresamente reconocido como pusilánime JAVIER FERNANDEZ. ¿Acaso alguien puede decirme sin torcer el rictus que no ha sido sino la predisposición a no causar problemas lo que le catapultó a los altares? Lo cierto es que cuanto más asciendes, más dura suele ser la caída. Confieso que espero asistir pronto a la misma, puesto que si después del papelón alguien piensa que su supervivencia es posible, será la señal inequívoca de que los preceptos de la Política actual son más propios de los esperpentos de Valle-Inclán que de la otrora considerada Lógica.

Y para concluir, al menos en lo que concierne a las cartas que hasta hoy se han repartido, la genialidad que supone la irrupción del Sr. LÓPEZ. Produce ese postularse como candidato a unas Primarias, parecida emoción a la que antaño nos producía jugar al póquer con comodines. Tener un comodín te confería la habilidad de ser Darth Vader infiltrado en La Rebelión. Pero al final la cabra tira al monte, y el que de verdad se siente cómodo manejando el poder dentro de El Imperio al final termina por mostrarse tal y como es. Solo me queda una pregunta: ¿Eres un tapón llamado a impedir el paso de otros? Bien pudiera ser en todo caso que tu papel fuera el de convertirte en el reclinatorio sobre el que otras lleven a cabo sus oraciones justo después de que las obligaciones propias de sus cargos autonómicos se traduzcan en su liberación de procesionar (unas veces detrás de Presidentes de Gobiernos Autonómicos que las erijan sin elecciones tras la caída en desgracia de éstos; otras tras el palio en Semana Santa ya que en sus territorios, lo de ser Roja y pese a ello devota tiene mejor pase).

En definitiva, como dijo El Maestro, será cierto que estamos carentes de pasión. Esperemos cuando menos que lo auténtico siga presente, y que si bien el ensayo de la orquesta resulta inaudible, cuando sean llamados al recital sean capaces de sonar algo mínimamente entonado.

De no ser así otros músicos, aun desafinados, y desde luego carentes de armonía, serán por eliminación los llamados a seguir marcando nuestro ritmo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Comisión Europea cuestiona el convenio del Telemárketing
Artículo siguienteCaperucita Báñez y el Lobby Feroz
Natural de La Adrada, Villa abulense cuya mera cita debería ser suficiente para despertar en el lector la certeza de un inapelable respeto histórico; los casi cuarenta años que en principio enmarcan las vivencias de Jonás VEGAS transcurren inexorablemente vinculados al que en definitiva es su pueblo. Prueba de ello es el escaso tiempo que ha pasado fuera del mismo. Así, el periodo definido en el intervalo que enmarca su proceso formativo todo él bajo los auspicios de la que ha sido su segundo hogar, la Universidad de Salamanca; vienen tan solo a suponer una breve pausa en tanto que el retorno a aquello que en definitiva le es conocido parece obligado una vez finalizada, si es que tal cosa es posible, la pausa formativa que objetivamente conduce sus pasos a través de la Pedagogía, especialmente en materias como la Filosofía y la Historia. Retornado en cuanto le es posible, la presencia de aquello que le es propio se muestra de manera indiscutible. En consecuencia, decide dar el salto desde la Política Orgánica. Se presenta a las elecciones municipales, obteniendo la satisfacción de saberse digno de la confianza de sus vecinos, los cuales expresan esta confianza promoviéndole para que forme parte del Gobierno de su Villa de La Adrada. En la actualidad, compagina su profesión en el marco de la empresa privada, con sus aportaciones en el terreno de la investigación y la documentación, los cuales le proporcionan grandes satisfacciones, como prueba la gran acogida que en general tienen las aportaciones que como analista y articulista son periódicamente recogidas por publicaciones de la más diversa índole. Hoy por hoy, compagina varias actividades, destacando entre ellas su clara apuesta en el campo del análisis político, dentro del cual podemos definir como muestra más interesante la participación que en Radio Gredos Sur lleva a cabo. Así, como director del programa “Ecos de la Caverna”, ha protagonizado algunos momentos dignos de mención al conversar con personas de la talla de Dª Pilar MANJÓN. Conversaciones como ésta, y otras sin duda de parecido nivel o prestigio, justifican la marcada longevidad del programa, que va ya por su noveno año de emisión continuada. Además, dentro de ese mismo medio, dirige y presenta CONTRAPUNTO, espacio de referencia para todo melómano que esté especialmente interesado no solo en la música, sino en todos los componentes que conforman la Musicología. La labor pedagógica, y la conformación de diversos blogs especializados, consolidan finalmente la actividad de nuestro protagonista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 2 =