Hungría 3 – 3 Portugal

Ya comentamos en crónicas anteriores que la selección portuguesa estaba teniendo serios problemas a la hora de convertir la multitud de ocasiones que genera en sus partidos. Hasta ahora su estrella no había logrado marcar y eso lo notaban los lusos que, por mucho que se acercaran con peligro a la portería rival, no lograban transformar esas oportunidades. La mala racha de Cristiano Ronaldo llegó incluso a errar un penalti en su partido contra Austria. En el encuentro contra Hungría Portugal estaba obligada a, al menos, puntuar para no quedar eliminada de la Eurocopa, lo cual hubiera sido la gran sorpresa del torneo y fue precisamente en este partido cuando emergió Cristiano para, al menos, lograr un punto.

El partido Hungría – Portugal ha sido el más bonito y el más vibrante de lo que va de torneo, al menos desde el punto de vista del espectador. Ocasiones, paradas imposibles, errores incomprensibles y, sobre todo, goles, algunos de hermosa factura.

Portugal mostró de nuevo sus carencias ante una pretenciosa Hungría. Los magiares comenzaron golpeando con el gol de Gera y se imponían a los portugueses por su fuerza física. Sin embargo, Cristiano Ronaldo lanzó dos avisos a la portería de Kiraly, el portero del «pijama», y dio la asistencia para que Nani marcara el empate. Había mucho en juego y el morbo de que una de las candidatas quedara eliminada en un grupo a priori de risa sobrevolaba sobre el estadio ya que los lusos seguían dejando las dudas de sus otros dos partidos.

El segundo tiempo fue una locura, al menos hasta el minuto 75. Nada más reanudarse el partido, la estrella húngara Dzsudzsak lanzó una falta que desvió la barrera y que volvía a adelantar a Hungría. De nuevo saltaban las alarmas. A partir de ahí se desató el caos. Parecía un combate de boxeo en que los dos púgiles hubieran bajado la guardia e intentaran decidir el resultado final a base de puñetazos. Fue entonces cuando emergió Cristiano Ronaldo. Apenas tres minutos después de que los magiares se adelantaran marcó el que posiblemente sea el gol del torneo con un taconazo imparable para Kiraly. Una verdadera genialidad. Sin embargo, los húngaros no se desmoralizaron y cinco minutos después volvían a adelantarse en el marcador.

Cada vez quedaba menos tiempo y Portugal estaba fuera. Fernando Santos introdujo a Quaresma para lanzarse a un ataque suicida que culminó Cristiano Ronaldo con un bellísimo cabezazo. Durante diez minutos más los portugueses intentaron adelantarse en el marcador pero, viendo que el resultado les valía a los dos, no pasó mucho más.

Hungría termina esta primera fase como primera de grupo y Portugal se clasifica como una de las cuatro mejores terceras y se enfrenará a Croacia en octavos.

ESTADISTICAS HUNGRIA PORTUGAL

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − cinco =