Hace ya unos meses que la militancia socialista se ha unido prácticamente en una voz unánime que pide Primarias y Congreso ya.

En la mayoría de los casos se han dejado al margen o en segundo plano otras confrontaciones internas provocando una unión de las bases por una misma causa que en pocas ocasiones, o ninguna, se ha visto.

Leemos declaraciones de los artífices de la maniobra “mordaza a la militancia” y todas van en un mismo sentido; ahora quieren convencernos de que un candidato único es la mejor opción para cerrar heridas, y creo que no me equivoco al asegurar que no veo la solución sin confrontación.

No necesariamente tenemos que poner nombres, todos sabemos a día de hoy quién representa cada modelo de partido.

Pero para que el PSOE se reconcilie con el votante, con el militante, con el simpatizante e incluso, podemos decir que con la izquierda española, es impepinable que se celebren elecciones primarias; es de imperiosa necesidad que nos ofrezcan más de una posibilidad para poder votar y, que cada posibilidad pueda explicar a su vez a la militancia cuál es el modelo de partido que, en caso de ganar, pondría en práctica y qué proyecto de país nos ofrece.

La hora de la mesa camilla para tomar decisiones de calado  que afecten a los socialistas ha pasado a la historia; los demócratas hemos madurado, la Democracia ha madurado, y por ende la democracia interna en el partido socialista tiene que madurar, y guste o no guste, esta es una de las variables que no se ha tenido en cuenta cuando decidieron seguir una hoja de ruta con constancia y tesón desmedido que desencadenó en la dimisión del secretario general que por primera vez en la larga historia del psoe había sido elegido con el voto directo de la militancia.

Otra variable que no se tuvo en cuenta fue el avance de las nuevas tecnologías, la facilidad en la comunicación y el continuo e intenso intercambio de información entre federaciones socialistas.

Pero la variable que se obvió, con la que nunca se contó, lo que ningún politólogo, sociólogo, tertuliano o político se atrevió a predecir, es que la militancia socialista se sublevase como así ha sido.

Una situación, por otro lado, totalmente comprensible, ya hacía mucho tiempo que se percibía un tufillo a manipulación e intento de orientar al socialista hacia el pensamiento único, cosa que evidentemente en otros partidos puede ser posible, pero en un partido presumiblemente de izquierdas, con militancia comprometida y con criterio, eso no podía durar mucho más.

La gota que colma el vaso, la abstención a un gobierno del Partido Popular. No, señores, no. Por ahí sí que ya no pasamos. Podemos dejarnos llevar para elegir la lista que los que están más arriba de la pirámide jerárquica quieren, podemos pegar carteles, podemos trabajar como si nos fuera la vida en las campañas; pero que se utilice nuestro voto para facilitar un gobierno al partido de Rajoy, no, eso no.

Así que, casi tenemos que dar las gracias por los servicios prestados a los que provocaron la complicada situación que tenemos en el seno del psoe; a ellos, gracias por haber quebrado de un guantazo la democracia representativa, hemos identificado el problema que llevábamos arrastrando mucho tiempo, y lo mejor, le hemos puesto cara y nombres.

La militancia ha despertado cargada de criterio y en disposición de recuperar el partido, un partido que fue de nuestros abuelos, padres y que queremos sea el de nuestros hijos; queremos dejar una herencia digna, un partido merecedor de la confianza de lo que más queremos.

Por todo lo expuesto y por justicia, espero que el día 14 de enero, fecha en la que se celebrará el Comité Federal, los que hoy parecen tener mando en plaza, propongan un calendario de primarias y congreso extraordinario con la urgencia que nuestra situación requiere, sin sacarle el ojo de encima a Mariano Rajoy que, a partir de mayo, puede convocar elecciones y pillarnos con el pie cambiado.

Pido a todos ellos responsabilidad.

Decía mi abuela “el que las fai, las hace”, cualquier acto tiene sus consecuencias, de la naturaleza de éste depende el resultado, compañeros, sacadnos de esta parálisis orgánica cuanto antes, eso sí, con trasparencia y garantías

Estamos muy atentos.

 

Compartir
Artículo anteriorMadrid: Sopa de moscas
Artículo siguienteEl Fiscal pide 9 años de inhabilitación para Francesc Homs
Socialista. Asesora para la Presidenta de la Comisión de Asuntos Jurídicos e integración Regional del Parlamento Centroamericano. Asesora para el Presidente de la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana EUROLAT 2005.

1 Comentario

  1. ¿Y si no lo hacen?
    ¿Sereis lo bastante valientes para votar a un partido de izquierdas?
    ¿O bajareis la cabeza y nos condenareis al resto a la verguenza mariana con la cobardía típica de la abstención?
    El centro no existe, es un invento de los cobardes que se conforman con las migajas. Y las elecciones las convocará Rajoy cuando más le convenga a él. No al resto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =