DibujoEl partido que cerraba la primera jornada del grupo E enfrentaba a las dos selecciones favoritas del mismo: Bélgica, de la que algunos especialistas afirman que se encuentra entre las candidatas para ganar la Eurocopa, e Italia, una selección azzurra muy debilitada y muy veterana de la que, parece ser, nadie espera gran cosa. Sin embargo, Italia siempre es Italia y la historia del fútbol nos ha demostrado que jamás hay que descartar a los transalpinos.

Los belgas ponían sobre el verde el talento de sus jóvenes estrellas. Italia puso el oficio y el ADN azzurro. Los belgas demostraron una vez más que su talón de Aquiles se encuentra en el banquillo con un entrenador que no tiene la capacidad de manejar tanto talento ni da soluciones tácticas que mejoren el rendimiento. Italia demostró que siendo inferior es, quizá, mucho más peligrosa porque vuelven a la esencia de ese fútbol competitivo, feo quizá para los paladares exquisitos, pero competitivo. Los italianos se han presentado a esta Eurocopa con el centro del campo sin sus jugadores con más talento (Verrati, Marchisio) y sin una delantera de garantías. Sin embargo, Italia siempre tiene algo más que ayer fue puesto sobre el césped.

Italia colocó una línea defensiva formada por los tres centrales de la Juventus acompañados de dos laterales con un gran derroche físico que secó los ataques de los talentosos belgas concediendo en la primera parte sólo dos disparos lejanos de Nainggolan y Fellaini. Con esa seguridad en su defensa y en el eterno Buffon, la Nazionale atacó con un juego directo hacia sus delanteros en busca de la segunda jugada o de la espalda de la defensa belga. Así llegó el primer gol: pase largo del central Bonucci que Alderweidel se come y que controló con calidad el jugador del Bolonia Giaccherini para enviarla al fondo de la portería de Courtois.

La segunda parte comenzó con un mayor empuje de Bélgica que tuvo una clara ocasión que Lukaku no supo transformar ante Buffon. Los italianos respondieron con una oportunidad de Pellé que fue parada por Courtois. Wilmots metió más madera para el ataque con Mertens, Origi y Carrasco, a lo que respondió Conte reforzando el centro del campo y refrescando las bandas al meter en el campo a Motta y a De Schiglio, además de intentar dar más sensación de peligro con Immobile, quien pudo ampliar la ventaja pero que falló ante Courtois. Bélgica apretaba y daba sensación de peligro pero fue Pellé quien cerró el partido al empalmar un centro de Candreva.

Conte le ganó la partida a Wilmots. Italia tiene entrenador a pesar de que tiene una selección muy débil, veterana y falta de calidad. Bélgica no lo tiene aunque tiene una colección de jugadorazos. Italia siempre es Italia y jamás puede dársela por eliminada hasta que pite el árbitro.

ESTADISTICAS BELGICA ITALIA

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − uno =