Corría el año 1931 cuando el mafioso Alphonse Gabriel Capone, más conocido por Al Capone, era condenado a 11 años de prisión por evasión de impuestos. Para probar el delito de fraude fiscal, jugó un papel importante Lou Shumway, uno de sus contables y sus libros de contabilidad. Detrás de cada caso de fraude fiscal y blanqueo y evasión de capitales hay un “Lou Shumway”.

En la historia reciente de nuestro país, casos como “la Gürtel”, Noos, la presunta financiación ilegal del Partido Popular o “Bárcenas” la figura del contable parece ser la piedra angular de todo entramado de maquillaje financiero con la finalidad de amasar grandes fortunas.

Días atrás, Luis Bárcenas, extesorero y contable del Partido Popular, declaró en la Audiencia Nacional en el juicio del caso de corrupción política “Gürtel”. La Fiscalía le pide 42 años y seis meses de cárcel.

No tienen desperdicio las declaraciones del Sr. Bárcenas Gutiérrez en el juicio. Si no teníamos bastante con el concepto de contabilidad creativa y su repercusión en el ámbito financiero, económico y tributario, el extesorero, se saca de la manga un nuevo término “contabilidad extracontable”. Este ilusionista de la partida doble, quiso hacer su penúltimo truco de magia utilizando un particular oxímoron para hacer desaparecer el delito de cohecho.

Conocíamos el término extracontable o aquello que no figura en los libros de contabilidad y que no aparece en el activo y pasivo del balance pero que a su vez tiene consecuencias financieras. Ahora bien, llamar a una presunta contabilidad b, “contabilidad extracontable” es de un cinismo total. El propio sufijo extra, nos indica “fuera de”, a no ser que quisiera evitar que saliera de su boca el término “contabilidad b” y aplicara la segunda definición de “extra” y quiso decir “contabilidad sumamente contable”.

Lo extraño, es que no he leído ni escuchado, que se le preguntara en sala la definición de ese nuevo término. O lo tienen muy claro o Luca Paccioli es un desconocido en la Audiencia Nacional e ignoran aquello de No hay origen sin destino y viceversa”.

No niego, que seguir estas declaraciones se me hacia pesado y entre la ola de frio polar y un principio de resfriado, busqué por internet algún que otro remedio, para que no decaer ya que no tenía a un “Rajoy” de turno que me mandara un mensaje que me dijera “Ezequiel, sé fuerte”º.

Encontré un artículo titulado “8 razones para añadir más limones a tu vida” en el que se recoge todas las propiedades y versatilidad de este fruto. Entre los beneficios, que seguramente por falta de un buen asesor, no recogía el articulista, es que el limón, es moneda de cambio para desviar millonarias sumas de dinero a cuentas de bancos suizos. En fin. No se cruzo en su camino el experto en industrias citrícolas, Luis Bárcenas, que en el segundo día de juicio, declaro, que sus ingresos provenían de “vender limones” y estudiar la cascara de este cítrico.

Este país tiene una enfermedad crónica que se llama autodestrucción. La mierda de la corrupción, salpica a diestra y siniestra, mientras el partido implicado gobierna tras un doble ciclo electoral. Los españoles, con su voto, consagraron el principio de impunidad a unas siglas putrefactas arrastrados por el miedo a cualquier cambio, dentro de una crisis económica, y la falta de confianza en una izquierda hecha añicos. En fin, si la vida te da limones… ábrete una cuenta en Suiza.

“El contable es esa persona que te organiza las cosas cuando ya perdiste la cuenta.” Anónimo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPatxi López
Artículo siguienteDeuda histórica con los mayores
Ezequiel Arauz Salmerón, (Lleida ,1967) Licenciado en ADE, especialista en Derecho Tributario y Controller Financiero con 25 años de ejercicio profesional. Ex-militante del PCE y PODEMOS (si es que existe la figura del militante). Actualmente pertenece a la plataforma Somos Izquierda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 1 =