Si JRJ fuera FGL quizá su sitio en la Literatura mundial sería mucho más respetado de lo que es, porque, y en parte por el descuido institucional, lo que incluye causas complejas y divertidas de explicar, la realidad es que salvo el burrito y alguna antología poética repleta de tópicos (maravillosos) cada vez el Moguereño es menos, salvo para los iniciados; acaba de salir expulsado del temario obligatorio de Bachillerato ¡en Andalucía imparable!, y también han sacado a AM, el del olmo y el rayo… quizá convenga ir metiendo taxis poéticos en vez de ideas.

Si JRJ fuera FGL tendría el reconocimiento universal que merece porque, aparte del Nobel y esas mamandurrias, fue un artista visionario que marcó con su Obra su época, dos continentes y, si me apuran, señaló el futuro de la Literatura que hoy es presente… y se lo explico en un instante:

JRJ dejó de publicar “libros” en torno al año 1918, cuando empezó a fraguar su Segunda antolojía poética, y elaboró toda una nueva teoría poética de la escritura en la que pretendió, nada más, desarrollar una fórmula para reproducir en la lectura la dinámica de la vida, yo, modestamente, lo he llamado en mis libros sobre él el “poema vivo”, es decir, no es verdad lo de la cantidad de inéditos ni su manía correctora o revisionista (o sólo lo es en parte), sino que quería mantener los poemas abiertos en un proceso de crecimiento constante (escritor y lector) cerrado, en falso, por la traición de la muerte…

Como la vida misma. Por eso si JRJ fuera FGL, se hablaría del impacto poético de su Obra, de su influencia histórica en el mundo de la edición de libros (Trapiello lo ha hecho), de su compromiso político histórico contra la estulticia del franquismo y su sistema de corrupción moral (aunque terminara devorado por él, el pobre…), y de su vanguardismo estético equiparable al de la relevancia que tuvo Pablo Picasso, proponiendo toda una alternativa al concepto mismo de la poesía desde sus propios fundamentos.

Si JRJ fuera FGL tendría una Fundación con un presupuesto serio que le permitiera financiar investigación sobre él y los más de 20.000 manuscritos del AHN de su legado estarían en esa Fundación comprados o expropiados y no como ahora, mantenidos con dinero público y, sin embargo, al albur de la decisión privada sobre su consulta. Y el resto megalomaníaco de manuscritos de Puerto Rico estarían vinculados a éstos y en coordinación permanente con personal trabajando y con acceso digitalizado serio y abierto de todo el material para todo el planeta. Si JRJ fuera FGL existiría una Cátedra JRJ universitaria con una dotación real y actividad internacional potente, con sedes en Huelva, Sevilla, Madrid, Maryland y Puerto Rico… el mundo.

Si JRJ fuera FGL sería el escritor hispánico más determinante del último par de siglos, con una obra inmensa en todos los sentidos, y la crítica pelearía por elevar a uno de los más de 50 JRJ que nacen con cada uno de sus libros diferentes, y todos diríamos que Sonetos espirituales es una obra a la altura del De la Cruz, que el Diario es la bisagra de la poesía en verso y prosa contemporánea o que Platero es una crítica al españolismo carpetovetónico devastadora, cruel e, incluso, irrespetuosa con la Iglesia, el capital, la política y todo tradicionalismo, y que Espacio es una de las grandes obras filosóficas del siglo XX, capaz de asumir por fin las novedades científicas y sólo comparable ideológicamente a la trascendencia que tiene Nietzsche hoy…

Pero JRJ no es FGL; FGL es un genio poético sin igual, y merece todo lo que en su Gloria disfruta, sin ninguna duda; pero JRJ no merece convertirse en un oscuro grafómano incontrolable que deba ser fagocitado por la Historia como incomprensible. Hay responsables, pero estamos a tiempo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPedro Sánchez: “Nosotros usamos la palabra para dialogar, no para difamar”
Artículo siguienteCuentos infantiles que ya hablaban de igualdad en el siglo XIV
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 − 1 =