Esta larga y cansina campaña electoral, tan insólita y singular, pasará a la historia como un espacio de tiempo donde se habló más del día después de las elecciones que de los grandes problemas estructurales de este país.Se tiene la sensación en esta recta final de que sabemos lo que harán millones de españoles el domingo con su voto.

Todo el mundo da por hecho que el puzzle parlamentario será igual al del 20D, aunque la correlación de fuerzas variará y ese, desgraciadamente, es el morbo informativo de esta repetición de elecciones. Los programas, parece que son lo de menos.Las denostadas encuestas en anteriores comicios, en la cita del 26J han adquirido poco menos que valor de acta notarial por adelantado.

Para entendernos, el PP con Rajoy volverá a ser el partido más votado, pero menos y sin posibilidad de formar gobierno de centro derecha con C´s; el PSOE y Sánchez serán superados en votos y escaños por Unidos Podemos y Ciudadanos pierde escaños por el flanco derecho de su electorado, el mismo que no le perdona su pacto nasciturus con el PSOE quien, a su vez, gobierna con Podemos en varios enclaves de importancia en toda España.Las cosas se están poniendo de tal manera que el interés general radica sobre todo en el cacareado sorpasso de Podemos al PSOE, clave en lo que suceda con los necesarios – o no – pactos de futuro.

Pedro Sánchez ya ha anunciado que, suceda lo que suceda el 26J, él se presentará a la reelección como Secretario General en el próximo congreso federal del partido. Un aviso general y, en particular , para Susana Díaz, la que todos ven como sustituta natural ante una previsible hecatombe electoral del PSOE este domingo. La lideresa de la potente agrupación del Sur, presidenta de la Junta de Andalucía, se ha puesto el traje de campaña y ya no habla “del tema de Madrid”.

Solo mitinea contra Podemos y, cada dos por tres, recuerda que quiere ver a Pedro en la Moncloa y que para eso trabaja en esta campaña, aunque muchos ven más manual de campaña en sus palabras, que algo que le salga verdaderamente de dentro. Es más, a la vista del tono empleado, a veces da la sensación de que está sobreactuando.Tampoco en el entorno de Susana Díaz se comentan estas cuestiones.

La posible ascensión de Susana a Ferraz  es algo que no existe oficialmente.No obstante, en Madrid, fuentes socialistas creen saber que todo lo que ocurra tras la jornada electoral en el PSOE “está perfectamente diseñado y planificado a estas alturas de la campaña”.Según estas fuentes  el plan ya estuvo a punto de ejecutarse tras el 20D y consistía en la dimisión del 50% más uno de los miembros del Comité Federal del PSOE, dando paso obligatoriamente a la creación de una gestora que iba a presidir la propia Susana Díaz.

Impulsando políticamente la gestora estaban todas las agrupaciones criticas con “el pedrismo”, Asturias, Aragón, Valencia, Castilla la Mancha y Andalucía.

“Todo estuvo a punto para que explosionara en el primer Comité  Federal celebrado tras el 20D, pero a última hora Susana dio marcha atrás y se paralizó la operación”.Creen, por tanto, las fuentes socialistas madrileñas consultadas que  aquel plan de diciembre del pasado año “es perfectamente viable si pasa lo que parece que va a pasar el 26J.

A Sánchez no le dejarán ni respirar, no le darán ninguna otra oportunidad y se pondrá en marcha la operación relevo impulsando dimisiones en la dirección, dejándole fuera de juego y creando una gestora que, efectivamente, presidirá Susana, aunque también se habla de Patxi Lopez como una posible figura se transición al frente de la gestora”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − siete =