Era una tarde del pasado mes de abril, el día 11 para ser más exacto. En las gradas del Teatro del Barrio nos arracimábamos más de doscientas personas para recordar a Shangay, nuestro Shangay con quien tanto quisimos. Su inseparable amiga y albacea sentimental, literaria y política, Paloma, tomaba la palabra y nos comunicaba que había una ausencia notable en la sala: la de un sector del movimiento LGTBI. Hubo gestos de sorpresa, de condena y de indignación entre el público. Era lógico. Semejante injusticia no cabía en nuestro entendimiento. ¿Cómo era posible? ¿Qué había ocurrido?

Pasado el primer impulso de rabia, reflexioné y entendí. En realidad, si se pensaba con detenimiento, no podía ser de otro modo. En este país, y aún más entre cierta “izquierda” posmoderna y con ínfulas de lobby de poder, las activistas como Shangay son mucho más que entes molestos, mucho más que piedras en su camino de alfombras rojas, cócteles imposibles y conciliábulos de nueva élite. Son (y eso no pueden perdonarlo esos neoprofetas a sueldo del poder) las personas que desnudan sus vergüenzas y su entrega a la ideología dominante, las que ponen de manifiesto su integración en el sistema y su sumisión al mismo.

En su demoledor libro Adiós, Chueca diseccionó las consecuencias del capitalismo en el mundo gay (gaypitalismo lo llamó acertadamente) y enfrentó al espejo de sus reflexiones a un sector del movimiento LGTBI que había hecho de la reivindicación por los derechos del colectivo un negocio y un modo de ascenso social a su costa. Hirió muchas sensibilidades, hizo temblar cimientos, extrajo muecas de desagrado. Eso era lo que quería. Poner a la sociedad frente al reflejo de su propio horror, someterlo a la brutal visión de su desnudez y su amoralidad. Así los destapó. No se lo podían perdonar.  

Shangay era maricón, feminista, rojo, republicano y ateo (eso decía siempre). Pero además no tenía pelos en la lengua y le llamaba a las cosas por su nombre, algo demasiado infrecuente en estos tiempos. Ese fue su pecado (entiéndase esta palabra con un barniz positivo). Un pecado consciente y elegido, como el de los buenos ateos que paladean la infracción con el placer de ser fieles a sí mismos y no al dogma impuesto. Shangay no quiso jamás integrarse en ese mundo construido sobre la base de no cuestionar el sistema político, económico y social. Es más, despreciaba profundamente ese cosmos. Como tantas de nosotras, por cierto.

Hubiera sido mucho más cómodo para él aceptar sus reglas, asumir la dictadura política y moral y dedicarse a la buena vida, como un intelectual-bufón orgánico cualquiera del régimen. Hubiera sido mucho más sencillo montarse en la ola de ese océano de mediocres y surfear en las aguas del gaypitalismo con la cartera rebosante de billetes y el respeto de los palmeros del sistema como banda sonora.

Pero ese no era Shangay. Y bendito sea siempre por no serlo. Por eso, a los homenajes y los recordatorios que se suceden, nunca van los voceros del oficialismo ideológico, avergonzados por la esperpéntica deformación que su reflejo muestra en el espejo que constituye la obra vital y escrita de Shangay frente a sus rostros. Y precisamente por eso, no es casualidad, sí va la gente digna a recordarle y lamentar su pérdida; gente como Elena Ortega (madre del preso político Alfon), las trabajadoras de Telemadrid, la Plataforma de afectadas por la Hepatitis C, los Bukaneros y tantos otros colectivos que no se conforman con el discurso del poder sino que lo enfrentan decididamente. Por eso va e irá siempre el Partido Comunista (porque siempre fue su casa, porque era un comunista ejemplar) y la izquierda que cuestiona el actual estado de las cosas; porque cuando nos asomamos al espejo de Shangay, lejos de avergonzarnos, mejoramos como personas y como colectivos, corregimos fallos, crecemos, aprendemos de su ejemplo. Porque igual que Alicia en el cuento de Carroll, nos atrevemos a traspasar el umbral y entrar en ese otro mundo, que cuestiona la realidad que nos han preconfigurado, y nos llenamos de armas y argumentos para combatir la injusticia del sistema.

Las conversaciones con él, con quien tanto quisimos y queremos, duraban horas (y no es una exageración). Su voz se ha desvanecido pero queda su obra, su pensamiento, su ejemplo. Y eso es mucho, muchísimo. Se le echa de menos físicamente pero en nuestros corazones y en nuestra reflexión diaria siempre está presente. Y gracias a su obra, sus imágenes y la incansable labor de Paloma, aún es posible visitar ese otro país (libre, igualitario, hermoso) al otro lado del espejo de Shangay. Que así sea mucho tiempo.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + veinte =