Querido Shangay Lily:

Nuestra amistad no es longeva -ya que nos conocimos a los pocos días de la detención de Alfon en la Huelga General del 14 de noviembre de 2012- y sin embargo me parece que nos conocemos de toda la vida. Hoy te escribo esta carta porque siento la necesidad de agradecerte muchas cosas; ya sé que entre amigos sobran los agradecimientos, pero no es tanto el que yo te dé las gracias como amigo, sino la obligación que tengo de darte las gracias en nombre de las decenas de miles de personas afectados por la Hepatitis C a los que tú – como a otr@s desahuciad@s del sistema- le has puesto cara.

Desde un principio de esta lucha -en diciembre de 2014- apoyaste las reivindicaciones de los afectados por la Hepatitis C y de la PLAFHC; y el ejemplo más bonito de todos fue el maravilloso artículo que escribiste en tu blog de Público “Palabra de Artivista”, el 22 de febrero de 2015… El Gobierno ignora la hepatitis C, a la ejemplar PLAFHC y a su “Coro de la vida”. Un artículo que mezcla la rabia y la impotencia de la única forma que nadie como tú podía hacerlo, poniendo como bandera y ejemplo el activismo real, honesto y feroz que en esta lucha se estaba llevando a cabo.

El “Coro de la Vida” y tú compañero, ya formáis parte de la lucha de los afectados por Hepatitis C y de la PLAFHC.

Es lo que nos hace recordar constantemente a los que dirigimos actualmente la PLAFHC que no puede haber desmayo, ni desviaciones en los medios que se deben emplear para conseguir nuestras reivindicaciones y fines, a la vez que se muestra como ejemplo contra la actitud de aquellos que han querido y quieren obtener beneficios personales a costa de la lucha que han llevado los afectados de Hepatitis C, la PLAFHC y las personas que se han quedado en el camino.

Es por esto que te doy las gracias. GRACIAS AMIGO… si gracias y amigo con mayúsculas… con mayúsculas… HASTA SIEMPRE COMPAÑERO Y AMIGO.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =