La amplia mayoría de las encuestas publicadas hasta la fecha mantienen una tendencia unidireccional que vaticina un gobierno en minoría del Partido Popular apuntalado por la abstención de Ciudadanos, si es que realmente llega a ser la segunda fuerza política en liza y no se desfonda finalmente en detrimento del PSOE o incluso de Podemos. La incertidumbre, a escasos días del 20-D, es total, ya que a partir de aquí, los posibles cambalaches postelectorales solo dejan entrever que España puede ser un país prácticamente ingobernable desde el 21 de diciembre. La tormenta perfecta.

La apertura del arco parlamentario a nuevas formaciones que son respaldadas por amplios sectores de la ciudadanía que se mueven entre el centro y la izquierda más o menos moderada, y que hasta ahora votaba a PP o PSOE, ha traído consigo un inusitado interés por la política, sobre todo después de unos años en los que la corrupción, la crisis económica, el paro y los recortes han asfixiado de un modo u otro las ilusiones y los bolsillos de millones de potenciales votantes.

CIUDADANOS SUPERA AL PSOE EN VOTOS SEGÚN LAS ENCUESTAS

Si Ciudadanos no apoya un gobierno de Mariano Rajoy como ha prometido públicamente, otra opción que los populares temen como más que probable es un posible pacto PSOE-Ciudadanos, que lograría una mayoría suficiente para gobernar si mantenemos los escaños que las últimas encuestas les otorgan a uno y otro candidato. La encuesta de Sigma Dos para Mediaset publicada el 9 de diciembre otorga a Ciudadanos el 21,6 % de los votos y entre 75 y 79 escaños. Al PSOE de Pedro Sánchez le da el 19,4 % de los sufragios y entre 70 y 74 escaños. A dos puntos exactos de los socialistas estarían los de Pablo Iglesias, que alcanzarían así entre 48 y 52 escaños. En definitiva, un reparto que obliga a pactar sea cual sea la opción elegida.

También queda claro a día de hoy que los populares manejan datos más negativos de los esperados, que le impedirían gobernar en minoría con apoyos puntuales de los nacionalistas vascos o canarios, por ejemplo. La mejor de las opciones le otorga unos 121 diputados, y con esta representación no tendrían opción de formar gobierno, siempre y cuando Albert Rivera mantenga su palabra de no apoyar un ejecutivo de Rajoy.

En un más que probable escenario de un gobierno en minoría quienes mejor lo tienen para ser respaldados por la Cámara son Ciudadanos y PSOE. Los primeros podrían tener el respaldo puntual de los socialistas, mientras que estos sumarían además, en caso de tener que gobernar en solitario, posibles apoyos de Podemos e incluso de los nacionalistas moderados vascos y catalanes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + Trece =