“Esto no es un trama del PP como algunos pretenden, es una trama contra el PP”, así hablaba en el 2009 el propio presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Hoy el PP y su máximo líder viven su semana más trágica tras la condena de la trama Gürtel en el que se implica al propio partido, la detención del ex ministro Zaplana y su posterior envío a prisión y unos sondeos electorales que le hacen caer en picado frente a su máximo rival en la derecha: Ciudadanos y Albert Rivera.

Rafael Hernando también resto importancia a una condena “por unos hechos que se produjeron en el 2003”

El PP se apresuró ayer a anunciar, tras conocer la sentencia, que recurrirá el fallo. Mientras, un rato después, el coordinador general de los populares, Fernándo Martínez-Maíllo, aseguraba que “el PP no está imputado ni procesado Ni se condena al Gobierno ni al PP, eso es falso”.

No es Martínez-Maíllo el que niega la mayor. También Rafael Hernando restaba importancia al tema al asegurar que se trata de una sentencia “de hechos que se produjeron en 2003 y que afecta a dos ayuntamientos de los más de 2.800 que hay”.

La opinión pública y publicada, hasta de la más rancia derecha, reconocía desde que se conociera la sentencia que “La GÜrtel sentencia al PP”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEspaña lidera, junto a Polonia, el país con más contratos temporales de la UE
Artículo siguienteEl Gobierno reconoce que la mina de uranio de Salamanca opera de forma ilegal
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =