Las quejas por publicidad bancaria se elevaron un 32% en el 2015, según el informe del Banco de España. Fueron 196 las personas o entidades que reclamaron de la autoridad supervisora el cese o la rectificación de los anuncios comerciales de los bancos.

“El incremento tan sustancial da cuenta de la hiperagresividad de las entidades que buscan la rentabilidad no por la actividad y la eficiencia en el cálculo actuarial del riesgo sino en una publicidad que provoca rechazo social y quejas ante la autoridad”, señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí, despacho especializado en derecho bancario, financiero y comunitario.

En el ámbito de la idoneidad de altos cargos en el 2015 se abrieron 437 expedientes, 266 a entidades de crédito, 88 a establecimientos financieros de crédito, 45 a entidades de pago, 178 a entidades de dinero electrónico, 14 a sociedades de tasación y 4 a establecimientos de cambios de moneda.

“Este control es fundamental. La honorabilidad es un requisito básico para el ejercicio de la actividad bancaria. Pero también la profesionalidad. Las entidades deben vigilar mejor sus mecanismos de entrada y depurar comportamientos no éticos o faltos de profesionalidad”, explica Navas.

Según informa el Banco de España, el 2015 fue el primer ejercicio completo en el que la supervisión de conducta fue realizada por el Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones con independencia funcional y orgánica de la supervisión prudencial.

El informe anual del Banco de España señala que la supervisión de conducta se focalizó en el 2015 el ámbito hipotecario. Hubo 8 inspecciones ‘in situ’ para controlar la previsión de contratación y la aplicación de las llamadas ¡cláusulas suelo’. Además, se practicaron 2 inspecciones ‘in situ’ para la aplicación de las medidas de protección de los deudores sin recursos contempladas en el RDL 6/2012. El trabajo se completó con 3 supervisiones a compañías de créditos al consumo, 63 actuaciones y una supervisión completa de los 226 servicios de atención al cliente.

El resultado de todo este trabajo son 7 escritos de requerimiento, 27 recomendaciones y observaciones y 1 propuesta de incoación de expediente sancionador.

En total, en el 2015 se incoaron 4 expedientes sancionadores. Dos contra entidades de pago y sus respectivos consejos de administración por incumplimiento de la gestión contable, insuficiencia de sus recursos propios e incumplimiento de sus obligaciones de salvaguarda de los fondos de los clientes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − cuatro =