El estudio Forecast de American Express Global Business Travel 2016 prevé que las tarifas aéreas, de hoteles y de transporte terrestre experimenten una ligera subida durante el próximo año. Una tendencia que vendrá propiciada por la recuperación gradual  de la economía a nivel global y un fortalecimiento de la demanda. Impulsada por las condiciones favorables del mercado en Norteamérica y el crecimiento paulatino en Asia, en la industria aérea se observarán ligeros incrementos en sus tarifas, al mismo tiempo que el incremento de la demanda se ve compensado con un crecimiento similar en capacidad de las aerolíneas, favorecida por la bajada de los costes de combustible. A nivel global, y en cuanto al sector hotelero se refiere, el aumento previsto en el número de habitaciones no crecerá de forma exponencial al incremento generalizado en el número de viajes que se espera. En términos generales, se espera que Norteamérica continúe la tendencia de 2015 con incrementos leves en las tasas, mientras que la zona de Asia-Pacífico y Europa mostrarán subidas moderadas. Las tarifas relacionadas con transporte terrestre permanecerán estables debido al exceso de capacidad, la fuerte competencia y los costes complementarios, que persisten a nivel global.

El estudio forecast anual que realiza American Express Global Business Travel incluye más de 1800 predicciones en cuanto a tarifas aéreas, hoteleras y de alquiler de vehículos en América, Europa, Oriente Medio, África y Asia-Pacífico, así como recomendaciones en la gestión del programa de viajes relacionadas con estas tendencias para 2016.

“Al mismo tiempo que los precios en el sector aumentarán a nivel global de forma moderada en 2016, los travel managers operan en un entorno lleno de nuevos retos y cambios”, comenta Caroline Strachan, vicepresidenta de Consultoría de American Express Global Business Travel. “Además de tener en cuenta aspectos como el control de gastos y Compliance, nuevos factores como la economía compartida y la gestión de reservas por móvil están adquiriendo protagonismo entre los viajeros de negocios. Con objeto de enfrentarse a la nueva era digital, los gestores de viajes necesitan ser conscientes de ello y adaptarse a estos condicionantes  en todo el mundo”.

Previsiones para EMEA

En 2016, los precios en Europa permanecerán relativamente estables, con la excepción de las tarifas relativas a la clase Business, cuya previsión es que experimenten subidas respecto al pasado año. Existen diferencias sustanciales respecto a las previsiones por países. Será un buen año para Reino Unido con una demanda estable y oferta de nuevas rutas por parte de las aerolíneas. Por su parte, se prevé que las tarifas aéreas permanezcan estables en los países nórdicos, a pesar de la expansión de las aerolíneas de bajo coste en todo el continente europeo. Con flotas modernas y eficientes, estos proveedores “low-cost” ganan terreno fundamentalmente en la tarifas Economy para corto radio.  La presión continuada por parte de estos proveedores de bajo coste, unida a la provocada por las aerolíneas del Golfo (Emirates, Qatar Airways, Etihad Airways), ejercerán una enorme influencia sobre las tarifas aéreas en toda Europa, fundamentalmente en el corto radio y en el radio largo a Asia.

A este respecto, Luis Dupuy de Lôme, director general de American Express Global Business Travel España, apunta que, de la misma forma que en Europa, “en nuestro país las líneas aéreas y el sector hotelero son conscientes de que la incipiente recuperación económica contribuirá a una paulatina recuperación de la demanda, que, en términos generales, se está traduciendo en la oferta de nuevas rutas y mayores frecuencias por parte de las aerolíneas, así como en la apertura y remodelación para adaptarse a las nuevas necesidades del viajero por parte de los grupos hoteleros”. Asimismo, Dupuy de Lôme apunta que, “como ya hemos observado a lo largo de 2015, las tarifas hoteleras en las principales ciudades españolas están aumentando de forma moderada y seguirán en esta tendencia a lo largo de 2016”.

En Oriente Medio, la capacidad de crecimiento de las aerolíneas del Golfo y la persistente debilidad de aquellos países cuya economía depende del petróleo está generando que los precios bajen, con la excepción de aquellos vuelos de largo radio en clase Premium. En África, las tarifas aéreas experimentarán una ligera subida en 2016 como resultado de las políticas proteccionistas que impactan a los vuelos intraregionales y a los costes en infraestructuras, que son más altos. Debido a las deficitarias comunicaciones por tierra, el transporte aéreo con origen/destino en este continente sigue siendo la mejor opción para viajar.

En cuanto a servicios de alquiler de vehículos, se prevé que las tarifas aumenten en 2016 tanto en Europa, como en Oriente Medio y África, derivados de un aumento en los gastos complementarios. Los servicios de economía colaborativa para compartir vehículo también experimentarán un crecimiento significativo el próximo año, al mismo tiempo que las principales compañías de ‘rent-a-car’ impulsan nuevas inversiones en esta área.

En 2016, las tarifas hoteleras en Europa van a experimentar incrementos moderados, en la medida en que la economía se va estabilizando paulatinamente y la demanda aumenta sin que el crecimiento en número de habitaciones ofertadas aumente considerablemente. En general el crecimiento será mayor en las ciudades más grandes. En Oriente Medio y África el aumento de habitaciones de gama media ofrecerá a los viajeros opciones más asequibles, pero las tarifas crecerán en los países más fuertes económicamente el próximo año.

habitacion_de_hotel

Previsiones para América

En Norteamérica, los viajeros de negocios han de esperar incrementos, aunque mínimos, en 2016 en cuanto a sector aéreo se refiere, condicionados por un crecimiento sostenido de la economía y un incremento en la demanda de viajes corporativos durante el próximo año. Para vuelos de corto recorrido, la competitividad creciente entre aerolíneas contribuirá a una contención en el aumento de tarifas, mientras que las tarifas en los vuelos de largo radio se mantendrán prácticamente al mismo nivel que el pasado año, sobre todo en rutas a Asia y Latinoamérica. En Canadá, el forecast apunta a ligeros descensos tanto para vuelos de corto como de largo recorrido como resultado de una fuerte competencia entre aerolíneas y la bajada del precio de combustible continuará siendo un amortiguador para la subida de tarifas.

El incremento de la demanda se perfila como el principal condicionante que motivará la subida de tarifas hoteleras en Norteamérica el próximo año. En general, la agresiva negociación con proveedores ya observada el pasado año continuará siendo la tónica de 2016 y uno de los retos de los travel managers. Las principales ciudades de Estados Unidos, que están experimentando niveles crecientes de ocupación, continúan encontrando un gran apoyo en el viajero de negocios y en los viajes de grupos. A pesar de las nuevas aperturas que se prevén, el impacto del número creciente de habitaciones tendrá un impacto real ya pasado 2016. En mercados secundarios, el exceso de habitaciones frenará el incremento de tarifas y el alto nivel de competencia está llevando a las cadenas hoteleras a centrarse en la renovación de sus propiedades. En Canadá, existen irregularidades dependiendo de la provincia. No obstante, el país experimentará en 2016 incrementos moderados en las tarifas hoteleras (2,5%).

Por su parte, se prevé que el mercado del transporte terrestre en Norteamérica experimente un crecimiento limitado en 2016, siendo los sistemas de economía colaborativa y los cargos complementarios las cuestiones clave. A pesar de la firme intención por parte de los proveedores para el incremento de precios, las tarifas negociadas permanecerán estables, a pesar de que los cargos complementarios contribuirán a un incremento significativo en los precios. Está previsto que los sistemas de economía compartida adquieran un mayor protagonismo y expansión durante el próximo año.

Latinoamérica

En términos generales, la situación económica desfavorable en Latinoamérica va a provocar bajadas en las tarifas aéreas en 2016. Este decrecimiento será más pronunciado en las tarifas Economy. A pesar de que las economías de la región continúan enfrentándose a una coyuntura económica complicada, la consolidación de las aerolíneas latinoamericanas contribuirá a mitigar el impacto. Brasil será un destino clave para las aerolíneas extranjeras, a pesar de que muchas de ellas han recortado sus frecuencias o han pospuesto la apertura de nuevas rutas.

Mientras que la región se enfrenta a la debilidad económica y a la incertidumbre política, las tarifas hoteleras van a aumentar como resultado de las políticas inflacionistas en 2016. Debido a una previsión optimista para su industria y a un consumo sólido interno, México se mantiene como una de las economía más fuertes de Latinoamérica y experimentará un crecimiento favorable el próximo año. Perú y Colombia también asistirán a un incremento de precios en 2016, en la medida en que sus economías, relativamente fuertes, y su estabilidad política las convierten en destinos atractivos para viajeros de negocios y de ocio.

Dada la alta competencia entre las mayores compañías de ‘rent-a-car’ y los nuevos proveedores locales, las tasas de alquiler de vehículos no van a experimentar incrementos notables en 2016.

Asia-Pacífico

Los precios de las tarifas aéreas en la región de Asia-Pacífico van a experimentar crecimientos moderados tanto en clase Business como Economy.  Los vuelos domésticos son los que van experimentar las mayores aumentos en la región, a pesar de la fuerte competencia de la oferta ferroviaria de alta velocidad en China y Japón. De forma adicional, China mostrará suaves subidas como consecuencia de que la demanda, especialmente procedente de una creciente clase media, se mantiene en consonancia con la capacidad. Los incrementos serán fuertes en India, debido a que su economía emergente y sus pobres infraestructuras de transporte terrestre propician que el viajero se decante por el avión para sus desplazamientos.

El estudio augura crecimientos moderados en 2016 para los hoteles de categoría media y superior, a pesar de que existen diferencias importantes entre países. Mientras que la campaña anti-corrupción del Gobierno continúa impactando a los hoteles de lujo en China, el país continua disfrutando de una fuerte demanda que se refleja en una tarifa media por día más alta y en las cifras de ocupación. Las tasas de cambio favorable y la oferta de habitaciones limitada está provocando subidas sustanciales en Sydney y Tokyo. En India la demanda creciente se está viendo compensada por un persistente exceso de capacidad que debería provocar subidas de tarifas relativamente bajas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − tres =