La crisis ha hecho perder más de dos millones de empleos en el sector industrial. De estos, tan sólo se han recuperado un 15%. Las nuevas contrataciones, según un informe de CCOO, son además de escasa cualificación y bajos salarios.

Solo se ha recuperado el 15% del empleo industrial que se eliminó durante la crisis, pese a que en el segundo trimestre del año los puestos de trabajo industriales crecieron un 2,9%. Un reciente informe de CCOO analiza cómo se encuentra la industria tras una década convulsa. Confirma que la precariedad aumenta, recuerda cuáles son sus debilidades y analiza catorce sectores.

El informe “Situación de la industria y evolución de la economía española pone de manifiesto que el modelo atomizado de la estructura empresarial española dificulta que se realicen fuertes inversiones en desarrollo tecnológico, lo que provoca unas contrataciones con escasa cualificación y bajos salarios.

Además, se constata que la crisis tuvo un efecto devastador sobre una buena parte del tejido industrial, especialmente de la pyme. En 2013 se perdió el 29,% del empleo industrial de 2008 al eliminar 2,1 millones de puestos de trabajo.

Los economistas de CCOO confirman que en 2016 España recuperó el 60% de la competitividad perdida a costa de los despidos y de una fuerte pérdida salarial. Fue entonces cuando se inició una tímida recuperación y cuando se consolidó la desigualdad social y la falta de cohesión territorial.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLas organizaciones humanitarias desbordadas en Siria por la escalada de la violencia
Artículo siguienteLa Casa Real recupera la actividad para el Día de la Fiesta Nacional
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 5 =