Parafraseando a Dalí creo que voy a empezar este artículo de LAS ALMAS Y LA F1 diciendo:

“Yo no tengo nada en contra de Sebastian Vettel, y a favor ¡mucho menos!

Como todo el mundo sabe son las palabras que utilizó el genial pintor español Salvador Dalí cuando en París el bueno de André Breton le montó un juicio para ver si lo admitían como surrealista, y le preguntó:

-Dalí, ¿tienes algo contra la clase obrera?

A lo que él respondió:

-Salvador Dalí no tiene nada en contra de la clase obrera, y a favor ¡mucho menos!

Pues eso, que yo a favor de Vettel, a favor, mucho menos. Si no hubiese existido Vetteñtendríamos tres títulos mundiales más de F1: Alonso, yo y todos los que nos identificamos con nuestro gran campeón.

Así que debo confesar que hoy me he alegrado -soy un tigre rastrero con los colmillos retorcidos- cuando le ha dado un beso, doble beso, Sebastian y su bólido rojo al muro del circuito de Singapur -Singapore para los anglos y nativos- y ha tenido que bajarse del cochecito.

Me alegro de que Raikonnen, que ha aceptado bajarse los pantalones e irse a Sauber, ¡viva el dinero! aunque sea menos, le esté mojando la oreja a Sebastian, que Kimi haya quedado primero en los libres 2 y Vettel 7.

Por supuesto: mañana veremos. Admito que don Seb no es malo del todo, clasifica muy bien y es capaz de remontadas de antología; pero tiene cierta tendencia a perder los nervios. Tiene cierta tendencia a pisarse el pie a sí mismo…

El pisotón que se pegó Seb a sí mismo en el mismo circuito de Singapur el año pasado le quitó las posibilidades de luchar verdaderamente por el título. Y si este domingo repite, y se pisa los quesos… lo llevas clarinete, Sebastian mío (no tengo nada en contra de él, ya lo he dicho al principio).

Y si Sebastian no gana el título este año, y Ferrari tampoco, por mucho que hayan anunciado a Leclerq -instantes después de que en Diario16 publicásemos el artículo cuyo enlace coloco justo más abajo para que pueda pincharlo quien no lo leyera:

Fernando Alonso podría estar en Ferrari 2019

Como iba diciendo si Seb y Ferrari no ganan título en 2018, sigue siendo altamente posible que se busque a Alonso.

Nico Rosberg dice que los equipos grandes no quieren a Alonso… qué tontería, mi Nicolasito.

Ferrari respondió como flecha roja a Diario16 el día del artículo de más arriba afirmando que Leclerq ya había firmado y Kimi era degradado.

Pero Nico Rosberg dejó Mercedes teniendo contrato.

Y si alguien echa un vistazo al lío de Williams y Force India, o al de Sainz de Toro Rosso a Renault el año pasado, comprenderá que los contratos están para romperse: hacerlo sólo cuesta dinero y en la F1 se mueve en una cantidad cercana al infinito.

Si Seb Vettel -no tengo nada en contra de él y a favor mucho menos- se sigue pisando los pies a sí mismo, ya veremos quien pilota los cavallinos rojos el año que viene.

Curiosamente Alonso, que sabemos nos lee (o nos gustas creérnoslo) aún no ha decidido qué va a hacer exactamente el 2019.

Por algo será, queridos amigos y respetados enemigos. Y mientras tanto, mi buen Seb, cuidadín con tus propios y delicados piececitos.

Otro burbon, por favor.

 

Tigre tigre.

Fernando Alonso, cuando el “adiós” sueña con ser “hasta luego”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + diecisiete =