“La vida es eterna en cinco minutos / suenan las sirenas de vuelta al trabajo / muchos no volvieron / tampoco Manuel”, cantaba Amancio Prado en Te recuerdo Amanda.

Y eterna ha sido la vida para Sebastian Vettel el 17 de septiembre del año 2017en el Gran Premio de Singapur. No en cinco minutos, apenas han sido necesarios unos treinta segundos. Probablemente Vettel ha perdido todas sus opciones de cara al campeonato mundial, y para Hamilton queda prácticamente hecho el trabajo. El campeonato, salvo nuevos e inesperados golpes de teatro, parece casi decidido. Una lástima para los aficionados y para el espectáculo.

Las máquinas, los robots, se han estrellado los unos contra otros. Dos Ferrari y un Red Bull. Pero detrás estaba la presión que llevaba soportando todo el fin de semana Ferrari; Ferrari y sus dos pilotos. La presión que estaban soportando las almas. Los nervios histéricos de ayer de Sebastian Vettel. Y es probable que a Raikkonen le dijesen que hiciera lo posible y lo imposible para ayudar a su jefe de filas contra los dos Red Bull.

Los nervios son malos consejeros. A veces se pueden canalizar y transformar en magia. Otras veces derrotan y hunden a quienes los sufren, y ni siquiera los “superpoderes” de los maravillosos robots de cuatro ruedas, consiguen protegerlos y salvarlos.

Si se busca un responsable al accidente de Marina Bay en 2017 en nuestra opinión ha sido el nerviosismo de Vettel, que arrastró al hombre y arrastró a su máquina.

La otra cara de la moneda es como aprovechó la situación Hamilton, agradeciendo a los dioses la desgracia ajena, y exprimiendo hasta la última gota su flecha de plata.

Una carrera magnífica la de Singapur, con esa iluminación tan cinematográfica. Aunque en realidad lo grande e inolvidable han sido sólo los primeros treinta segundos, esos en los que la vida ha sido eterna, y el destino y la historia han escrito una pequeña página que algunos podían soñar, pero que en realidad nadie podía esperar ni esperaba.

 

Otro burbon, por favor.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − siete =