SEAT presentará el Ateca X-Perience en el Salón del Automóvil de París. El nuevo modelo de la marca es una demostración de que SEAT puede superar cualquier límite, con una interpretación diferente del SUV convencional. Normalmente, los clientes del Ateca son urbanos, pero este coche tiene mucha más capacidad para conducir fuera de la carretera de lo que cabría esperar. Con el Ateca X-Perience, se pone énfasis en su carácter más aventurero con el fin de crear un tipo de vehículo todo terreno que, simplemente, está fuera del alcance de otros SUV actuales.

En cuanto el conductor pulsa el botón de encendido, el Ateca X-Perience siempre está listo para la siguiente aventura sobre ruedas, gracias a su tracción a las cuatro ruedas y su eficaz sistema Haldex de quinta generación, adaptándose a cada situación de conducción, a las condiciones del terreno y a las preferencias personales en cada momento. Para ello, está equipado con el mando giratorio Driving Experience de la consola central y los perfiles del SEAT Drive Profile, Normal, Sport, Eco, Individual, nieve y Offroad, junto con la función de descenso de pendientes Hill Descent Contr

“El Ateca X-Perience sirve para mostrar las posibilidades y el potencial que tiene la familia Ateca en el futuro. Sabemos que con el Ateca podemos ir mucho más allá y éste un ejemplo que vamos a mostrar en el Salón de París” afirma el vicepresidente de I + D de SEAT, Dr. Matthias Rabe. “El Ateca X-Perience va dirigido al cliente que quiere ir un poco más lejos, llevarlo al extremo, para excursiones de fin de semana, aún más offroad”.

Superando los límites convencionales

El objetivo del X-Perience es, precisamente, subrayar las características todo terreno del Ateca. Está pensado para aquellos clientes que, por sus aficiones, por su estilo de vida o simplemente por sus necesidades de uso, necesita o quiere sacar un mayor partido de las cualidades offroad del coche. El usuario de un Ateca normal va a conducir el 95% del tiempo por asfalto (en ciudad, carretera, autopista y autovía) y el 5% restante por caminos o nieve. En cambio, con el X-Perience esa proporción será del 75% en uso normal y 25% off-road. Un coche, en definitiva, con el que se puede llegar más lejos, destinado a ese tipo de conductores para los que el asfalto es un trámite y las pistas y caminos se quedan pequeños. Lo interesante, lo atractivo, el reto, el desafío está más allá de los límites convencionales.


Un diseño inspirado en los códigos 4×4

SEAT traslada una parte de Barcelona a París inspirada en la innovación, modernidad, tecnología y diseño, todos ellos valores compartidos con la capital francesa y, por supuesto, con el Ateca X-Perience, que permite hacer esos últimos kilómetros por montaña que no te permite hacer un SUV convencional. Dónde éste se tiene que parar, el Ateca X-Perience puede continuar porque tiene neumáticos de mayor perfil con dibujo específico para offroad sobre llantas de 18 pulgadas de diseño exclusivo, unas molduras negras en los pasos de rueda, unos estribos laterales más marcados, una pintura que no se raya, una excelente altura libre al suelo y, finalmente, porque no le teme a obstáculos más complicados.

Evidentemente, además de una superior capacidad práctica de 4×4, el Ateca X-Perience tiene también un fuerte impacto visual, emocional, puro. “Por eso hemos escogido códigos típicos de los offroad, de los 4×4, empezando por el diámetro de rueda, con un perfil de neumático más grande, con un dibujo de 4×4, con protecciones delanteras, con un cubrecárter, con protectores para los antiniebla” comenta Alejandro Mesonero-Romanos, director de Diseño de SEAT. “El color también resulta muy importante. Hemos elegido un color que está relacionado con la naturaleza llamado Olive Green Matt (verde olivo mate), remarcado con tonos naranjas en los detalles que le dan un aspecto más técnico.”

El exterior se completa con detalles como los raíles cromados del techo, un spoiler trasero en la parte alta del portón del maletero que resalta el carácter deportivo del coche, guardabarros específicos en el paragolpes posterior y los logos 4Drive y X-Perience en el portón, así como un difusor frontal que enmarca y protege la parte inferior de la parrilla, recurso que se repite en la parte posterior del Ateca X-Perience.

En el interior —que cuenta con iluminación ambiental mediante LEDs— se han empleado tonos relacionados con los del exterior y con la naturaleza. Son tonos más tierra, café y verde, pero también hay detalles en hilo naranja en el volante, en los asientos y en el pomo de la palanca de cambios para aportar ese matiz más tecnológico. Los asientos deportivos, por su parte, están tapizados en ante y en el umbral de las puertas delanteras aparece la inscripción X-Perience sobre una placa de aluminio. Las siglas XP también están presentes en el volante y, al abrir el portón, hay una banda cromada en el plano de carga como en el actual León X-Perience.

Sin duda, todas las versiones X-Perience tienen un lenguaje de diseño similar. El mayor acento aventurero, de fuera del asfalto, se nota en una palanca de cambios con aspecto más robusto, más offroad. Y para proteger las moquetas del barro y la tierra, las alfombrillas son de goma.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 1 =