Después de tiempo sin poder escribir artículo ninguno, no podía dejar pasar mi despedida hacia lo que ha sido este año que, poco a poco nos va diciendo adiós.

Podría escribir un artículo poniendo todo lo bueno que ha ocurrido en esta sociedad, pero para qué hacerlo, si ya están ahí quienes se dedican a poner colores alegres, aunque estemos viendo con nuestros propios ojos que el color que resalta en las políticas sociales, son de un negro que consigue incluso gritar.

Sí, se va un año en el que la Dependencia el día 25 de diciembre, tenía nombre: Miriam Pérez. La joven que fallecía después de que se le retirara la ayuda de dependencia, que era vital para su supervivencia.

Las pensiones siguen en caída libre, y lo que sí hemos aprendido es que ser economista sirve hasta para maquillar cifras que no se corresponden con la realidad. Y si no que se le pregunten a quienes padecen ese retroceso año tras año.

Y como no podía ser de otra manera, el terrorismo machista siguió caminando a sus anchas, dejando por el camino un reguero de sangre de mujeres y menores que eran asesinados a manos de criminales machistas. Y es que el sistema sigue fallando. Mientras la violencia de género no sea tratada como terrorismo machista, nada estamos haciendo. He ahí los tristes resultados.

Han conseguido una vez más los criminales que la sociedad haya aprendido, literalmente, a ver normal en los medios de comunicación hablar día tras día de casos de maltratos y asesinatos.

La justicia falla, y la penúltima víctima lo demostró. Un asesinato esperado por parte de familiares y amistades.

Sí, ser mujer es un riesgo que se paga muchas veces hasta con la propia muerte. Como mujeres violadas, como el caso de “La Manada”, en el que pareció ser la joven violada, la culpable de que unos monstruos se cebasen con ella hasta dejarla inconsciente.

No podría dejar pasar por alto algo que de repente dejó de ser noticia, y que sin embargo se cobra vidas a diario. Esos seres humanos que dejan su suerte al mar, y dependerá de este si les deja o no llegar a tierra firme para vivir una nueva vida. Bueno, dependerá del mar y del gobierno que crea en el ser humano, o, por el contrario, en el monstruo que gobierne, y que no entiende dignidad, por lo cual, no entiende de humanidad. Sí, dejaron de hablar, y por algo será. Pero se olvidaron de que el silencio, también habla.

Se va un 2017 en que no deseo sea tratado este artículo como una rendición o sumisión, si no más bien todo lo contrario. Que sirva para quitarnos las vendas de los ojos. Para aprender del pasado, y que este presente nos sirva para eliminar obstáculos, y dejar a quienes nos siguen los pasos una sociedad en el que la igualdad sea la bandera que esté izada en lo más alto.

Despidamos el año como creamos conveniente. Con una patada si fuese necesario, y abracemos el 2018 con ilusión, energía, y mucha complicidad para terminar con las barbaries que nos sacuden.

Que la palabra vida, no se convierta en pesadilla para nadie.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Me gustaría comentar sobre la Ley de Violencia de Género y el actual pacto de Estado. Condenar por supuesto todos y cada uno de los casos como lo más terrible y repudiable del ser ,cómo es la violencia y él no respeto por la vida y la libertad de las personas. la Ley de Violencia de Género nació en el año 2004 con Zapatero y sus feministas y es una ley absolutamente injusta y que nunca puede ser tratada de igualitaria porque discrimina al varón y le excluye de la ley como posible maltratado, ni psicológica ni físicamente y solo admitiendole como maltratador de forma genérica vulnerando sus derechos fundamentales. Es una ley que intenta transmitir el mensaje que el varón siempre es el malo y la mujer siempre es la buena y la víctima, es por ello que le excluye de esta Ley y le persigue y no permite más argumento y reflexión que se hace así por el machismo y el patriarcado que le infecta, y no hay más reflexión, quien lo haga será tratado de esto mismo. pero es obvio que el hombre no siempre es el malo y que el hombre también puede ser víctima especialmente de maltrato psicológico incluso físico. Hay que decir que en 2017 y según algunos medios que tímidamente han dado la noticia han sido asesinados 9 varones por sus parejas femeninas y también hay casos de niños asesinados. Una sola víctima de la violencia es intolerable¿Porqué 9 no han de tener importancia.Quizás porque son varones y ya no son personas? Una ley justa debe amparar y proteger tanto a mujeres hombres niñ@s ancian@s, personas, todos han de caber en la misma ley y en los mismos tribunales. Estos 9 varones no se han contabilizado oficialmente, nadie ha condenados su muerte, nadie se ha manifestado por ellos, solo silencio marginacion, y criminalización. la Ley de Violencia de Género y el pacto de Estado es un ataque contra todo lo masculino, que no persigue a quien cómete un delito, sino que persigue por el género de quien lo comete ,y así excluye al hombre, a base de decirlo un millón de veces, que el hombre es machista y heteropatriarcal y merece ser excluidos y discriminado en las leyes sin tan siquiera derecho a patalear. Estas leyes se parecen a las que utilizó el Partido Nazi para perseguir a los judíos, y muy lejos de solucionar nada provocan injusticias y más violencia, pues es imposible construir igualdad con discriminación, y ataque en las leyes por razón del sexo o la raza de las personas. Para educar y concienciar en igualdad es indispensable hacerlo desde una base justa y no con leyes excluyentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + diez =