La Guardia Civil de Guadalajara se encuentra investigando dos presuntos delitos de extorsión con la modalidad de secuestro virtual ocurridos este mes de marzo en Sigüenza y que lleva como nombre operación ‘Bravata’.

Los hechos ocurrieron cuando en dos domicilios de Sigüenza recibieron llamadas telefónicas en donde los dos extorsionadores les comunicaron a sus víctimas que habían secuestrado a uno de sus hijos por lo que si querían volver a verlos con vida tenían que pagar una determinada cantidad de dinero. Ambas víctimas se lo creyeron, pero sólo una envió a Santiago de Chile los 800 € que los delincuentes le pidieron para poder ver de nuevo a su hijo.

Recordemos que en un secuestro virtual se realiza con una llamada telefónica escogida al azar y en la que los interlocutores simulan tener secuestrado a un familiar de la persona a la que han llamado. Para ello, los delincuentes fingen gritos de auxilio y usurpan la voz del supuesto rehén para darle más realismo al engaño. Después, bajo amenazas y gritos de auxilio fingidos logran atemorizar a la víctima para exigirla una fuerte suma de dinero con la condición de liberar a su familiar. Este es el ‘modus operandi’ que emplean estos chantajistas.

Mientras se esclarecen los hechos, el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Guardia Civil -que han participado en investigaciones de secuestros dentro y fuera de España, demostrando tener una gran experiencia, cualificación y eficacia- en ha elaborado un decálogo para saber cómo actuar ante una extorsión de características semejantes:

1º Tener mucho cuidado con llamadas entrantes con prefijos desconocidos o numeración oculta.

2º Una vez atendida una llamada extorsiva, mantener en todo momento la calma y la serenidad.

3º Escuchar y dejar hablar a nuestro interlocutor, grabando la conversación si es posible.

4º Dejar siempre una línea de teléfono libre para intentar localizar a la supuesta víctima y/o avisar a la Guardia Civil, simultáneamente.

5º Durante la llamada, no facilitar nunca nuestros datos personales, familiares, de ubicación de contacto.

6º Realizar alguna pregunta de carácter muy personal acerca de la víctima que nos permita, en base a la contestación, concluir que es un falso secuestro.

7º Nunca efectuar por nuestra cuenta pagos monetarios o entregas de enseres de valor requeridos por el extorsionador.

9º No dudar en cortar la comunicación. Posiblemente desistirán y buscarán otra posible víctima. Aún así, escribir inmediatamente todo lo que se recuerde y denunciar siempre los hechos a la Guardia Civil.

10º Controlar los datos volcados en las redes sociales y evitar encuestas que pregunten por datos personales. Estos datos pueden ser utilizados por los criminales para hacernos creer que es un secuestro real.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − seis =