El anuncio de la retirada del actual Presidente del SPD, Martin Schulz, de todas sus responsabilidades en el partido para concentrarse en sus tareas como nuevo Vicecanciller y ministro de asuntos exteriores, ha supuesto una fuerte sacudida en la escena política alemana. El acuerdo de coalición con la conservadora CDU de la Canciller Ángela Merkel y su filial bávara CSU está creando a la socialdemocracia alemana una crisis cuasi existencial ante unas encuestas que le vaticinan una caída histórica tras los ya decepcionantes resultados  – el 20,5% de los votos – alcanzados en las pasadas elecciones de septiembre de 2017.

Así, todo pendiente aún de una consulta a los cerca de 450.000 afiliados del SPD que han de ratificar, o no, el preacuerdo suscrito con los conservadores. Un no de las bases del SPD a la popularmente llamada “Groko” – iniciales en alemán de la gran coalición – conduciría casi irremediablemente a unas nuevas elecciones que se adivinan catastróficas para el SPD  además de poder suponer un nuevo avance en votos de los ultraderechistas de AfD, Alianza para Alemania.

En este negro panorama el SPD ha recibido dos buenas noticias que podrían ayudarle a medio y largo plazo a recuperar su histórico papel como eje central de la política alemana: Por un lado ha conseguido las principales carteras ministeriales (exteriores, finanzas, etc.) lo que reforzara su margen de actuación en la nueva legislatura y visibilizará su acción política hasta ahora oscurecida por la imagen omnipresente de la Canciller Merkel  y los ministros del área económica, anteriormente todos de la CDU y la CSU y por otro, y de profundo calado en las estructuras socialdemócratas, el anuncio, ya vox populi, que en sustitución del desgastado Martin Schulz tras su derrota electoral, la Presidencia del SPD será ocupada por primera vez por una mujer, la joven ministra de  Trabajo Andrea Nahles.

La elección de Andrea Nahles como nueva líder del SPD se presenta como apuesta por la regeneración de la socialdemocracia alemana al colocar a una mujer y joven al frente de la Presidencia del partido. Nadie duda que Andrea Nahles será la candidata en las próximas elecciones de 2021 a la Cancillería, siendo la primera ocasión que los socialdemócratas alemanes presentaran a una mujer a esta alta responsabilidad.

Nahles, antigua dirigente de las juventudes socialdemócratas – los populares “jusos”- era conocida en su juventud como Andrea “la Roja”. Durante su  ejercicio como joven diputada en el bundestag – el parlamento alemán – defendió posiciones izquierdistas y feministas colaborando activamente en la constitución del Foro Democrático Izquierda 21, que agrupaba a dirigentes del ala izquierda del SPD. Posteriormente ocupó altas responsabilidades en la ejecutiva del SPD hasta ser designada Ministra de Trabajo en 2013 en el actual gobierno de gran coalición.

Andrea Nahles, nacida en 1970 en la pequeña ciudad de Mendig en el “lander” de Renania-Palatinado es licenciada en Filología Alemana por la Universidad de Bonn. En 1988 se incorporó a las filas de las juventudes del SPD y tras ostentar su liderazgo en su región fue elegida para presidir las juventudes socialdemócratas de Alemania. Procede de una familia católica con lazos históricos con la socialdemocracia alemana y en 2021 podría convertirse en la nueva Canciller de Alemania y por tanto en la mujer más poderosa de Europa. A este objetivo, como nueva líder del SPD, deberá emplearse a fondo en estos cuatro años para recuperar los votos de los sectores tradicionales del SPD: los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − uno =