Muchos se preguntaron qué habia hecho Obama para merecer el premio nobel de la paz. Despues muchos quedamos blancos cuando la academia sueca se lo entregó al mandatario colombiano. Con este galardón la comunidad internacional dio legitimidad al proceso de paz, desde entonces  los lideres negros que tienen que vivir todavia con la misma realidad de impunidad,  restricciones y miedo que antes incluido el asesinato.

 Jair Cortés es un afro-colombiano, un líder campesino y social de Tumaco y militante panafricanista que durante el proceso de paz colaboró con Uhuru Afrika tv. Ayer fue asesinado, en Colombia. Están matando a líderes negros del movimiento social, es raro el mes que no se anuncia un asesinato político, es raro la semana que no se anuncian éstas desapariciones físicas en las regiones de mayoría negra. Juan Manuel Santos, Nobel de la paz, ha violado los acuerdos de La Habana y su compromiso con Obama de proteger la vida de l@s activistas negros.

Jaír fue quien denunció el asesinato de 9 campesinos afros la semana pasada que exigian reparaciones en aplicación de la Ley 70 de 1993, los acuerdos de Durban Sudáfrica 2001 así como los recientes acuerdos de Paz de la Habana. El hermano Jair lo asesinaron ayer, todavía hoy las autoridades colombianas no van a levantar el cadáver, es lo que llaman alli un “desclazado”. Los negros son el 69% de la mayoria de los desplazamientos forzados durante cincuenta y tantos años de guerra, y aunquelos acuerdos de La Habana,  dicen que el respeto a la vida es básico, todavia hoy sus lideres no pueden compartir lo que se piensa abiertamente sin miedo a morir. Desde la firma de la paz han matado a más de 56 líderes africanos con el silencio del gobierno, y esto Sr Santos, no es  el camino de la paz.

¿Cuanta sangre se tiene que derramar para que alguien diga algo?. ¿Cuantos de los negros secuestrados en el Chocó por la guerrilla así como asesinados por el gobierno han sido reparados? Por eso, salvando los intentos llevados acabo por la Club internacional de prensa,  resulta increïble el silencio de la opinión publica espanñola, la llamada comunidad internacional de los llamados organismos internacionales como (AECID, OEOA, UA, UNECO, SEGID etc..) y la oposición política colombiana, y en general la minoría blanca que gobierna Colombia desde 1820. El estado colombiàno alude que a pesar de la Paz: ni la policía, ni los militares pueden frenar los asesinatos de la extrema derecha ni de las antiguas FARC ni paramilitares ni guerrilleros. Ni las insurgencia  ni el propio estado colombiano pidieron perdón ni repararon a la mayoría negra del Pacifico.

No se puede ser consecuente con la paz y hablar de no violència cuando no se castiga ejemplarmente a los miembros del estado comprometidos en la victimación contra la población civil. ¿Los negros no merecen la atención de la administración de Donald Trump ni de Almagro, ni de organismos que deben proteger los derechos humanos? En decenio afrodescendientes 20014-2014, no podemos renunciar a la alegría y  a la esperanza, por cada militante caído, ese debe ser un motivo para seguir con  paz, fuerza y alegría, pues fue en un contexto similar marcado por el  terror, violencia y genocidio negro y de traición por ciertos lideres negros como Pacho Maturana etc… y otros negros complices sostenidos por la AECID o la Fundacion Carolina, que surgió la Fundación Vida Grupo Ecológico Verde, que con el tiempo se ha convertido en un testigo incomodo para los organismos internacionales. Aqui es importante señalar la iresponsablidad e incapacidad manifiesta de los lideres intelectuales africanos de la llamada izquierda bolivariana como Jesus Chucho Garcia,Pastor Elias, Makanaki, Piedad Corbaoda, Doudou Diene etc..

Ante el silencio del Estado colombiano a la pregunta antes formulada, la 4th Internacional Pan-Africanista Garveyista Cimarrón, junto a celebridades del cine, deporte y al arte como Hamilton Borges, Danny Glover, la intelectual Angela Davis, el rapero Dead Prez y sectores de Black Life Matter, ha hecho un llamado a los europeos y simpatizantes con la causa de los DDHH, pacifistas y todos los amantes de la justicia el día 10 de noviembre a una movilización internacional en todas las embajadas y consulados de Colombia en el mundo para exigir el fin del genocidio de los líderes negros, el robo de sus tierras, el respeto y aplicación de la Ley 70 de 1993.

El premio Nobel de la Paz a Santos debe traducirse en una convicción y ejemplo de indemnización y reparación integral así como la voluntad política y la protección para los lideres negros. Santos debe parar la  matanza de los lideres panafricanista argumentando la ”guerra contra el narcotráfico”. Los negros son el 40% población y desde los tiempos de la esclavitud ha sido victimada. Detras de este proceso, no sólo  están los  paramilitares de las Autodefensas ni las FARC, ni los ganaderos latifundistas, sino  también los partidos tradicionales, incluido la izquierda colombiana,  y sobre todo aquella imbuida del rigor que promueve  la banalización  academica que mantienen a través de sus ONG y partidos en España, una mirada profunda y explicitamente eurocentrica cuya inacción termina siendo una banalización que se transforma en un silencio sutilmente patriarcalmente racista.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =