“He vivido en laico y quiero morir en laico. Si para mi muerte se consiguió la secularización de los cementerios, que me entierren en la Almudena, junto a mi mujer. Si no, que me entierren en el cementerio civil junto a Azcárate

  1. Santiago, el navarro que llegó a ser Premio Nobel de Medicina en 1906, reposa en la Necrópolis del Este (cementerio Almudena) de Madrid. En una sepultura de tipo preferente, segunda meseta, cuartel 1, manzana 112, letra A.

Medico (especializado en histología y anatomía patológica: científico considerado “la cabeza de la Generación de Sabios”; Catedrático en varias universidades; maestro; escritor; inventor; fotógrafo (aficionado e investigador de las técnicas); aficionado a la montaña; Senador (1910-1934) Presidente de Junta para la Ampliación de Estudios (1907-1934)

Innumerables premios, nombramientos y reconocimientos… hasta el Banco de España, en 1935, emitió un billete de 50 pesetas dedicado a él, durante la Segunda República. Su vida y su trayectoria profesional es de sobra conocida, pero hoy, fecha del aniversario de su muerte, quiero destacar sus facetas más desconocidas y tu deseo expreso sobre el que querías fuera tu ultimo cobijo.

 

SU LEGADO ECONOMICO A LA FORMACIÓN

Santiago y su esposa quisieron que parte de su herencia se empleara para la formación, por ello dejaron dispuestos 4 legados consistentes en 25,000 pesetas cada uno, con cuyas rentas se otorgarían cuatro premios:

Dos anuales: uno al mejor alumno de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza; y otro al mejor alumno de Histología y Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina de Madrid.

Dos bienales: Uno a la mejor Memoria publicada sobre Anatomía Patológica, Histología o Bacteriología; y otro al mejor trabajo publicado sobre Psicología comparada en un grupo cualquiera de animales o de una especie determinada.

 

SU AMOR POR LA NATURALEZA

Aficionado a la montaña, fue defensor de la vida sana en contacto con la naturaleza. Por ello se desilusionó al conocer in situ los parques y jardines de la Habana y que imaginaba fascinantes por sus lecturas.

Seguro que, aunque no asistió al acto inaugural, a Santiago le gustó la ubicación elegida para su monumento: el parque del Retiro de Madrid, con sus más de 15.000 árboles repartidos en sus 125 hectáreas.

 

SU EJEMPLO

  1. Santiago rechazó el cargo de Ministro de Salud e Instrucción Pública, con una sustanciosa retribución. En cambio sí aceptó el ofrecimiento de Canalejas, siendo senador vitalicio, por no tener asignación económica

Al ser nombrado director del Laboratorio de Investigaciones Biológicas, cargo con una asignación de 10,000 pesetas anuales, D. Santiago solicitó que lo rebajaran a 6,000 ptas.

Rechazó la beca para su hijo, aun a pesar de tener derecho a ella: “Por eso mismo, por ser mi hijo

Sus alumnos fueron su segunda familia y a ellos se consagró tras la pérdida de mujer, Silveria, con la que se casó en 1879 a pesar de la oposición de sus padres. Con ella vivió 51 años y tuvieron siete hijos.

 

MASON

A su regreso de Cuba, en 1877 y con 25 años, ingresó en la logia masónica Caballeros de la Noche n. º 68, perteneciente a la obediencia del Gran Oriente Lusitano. Figuraba con el número 96 y el nombre simbólico de Averroes.

Su inquietud y sus ideales de libre pensamiento, le sirvieron de base para trabajar en su objetivo de perfeccionar al hombre a través del estudio de las ciencias, las artes y la moral universal, Practicó la fraternidad humana desde una visión filantrópica, filosófica y progresista de la sociedad y así enriqueció su vida y la de las personas que lo rodearon.

Hasta su muerte, Santiago hizo de su vida y de su trabajo una constante masónica, abanderando todos aquellos conceptos que le permitieron su evolución personal y científica.

“Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro”

 

SU DESEO PARA SU ÚLTIMA MORADA

En uno de sus testamentos había dejado escrito:

“mis restos descansarán en la fosa común, satisfecho de diluirme en esta amada tierra de España, confundido entre los más humildes conciudadanos”

Pero modificó su deseo al fallecer Silveria y ser enterrada en la Necrópolis del Este

Santiago, no se cumplió tu deseo de ser enterrado en Civil, reposas bajo una gran cruz en lo que era el cementerio católico. Eso sí, junto los restos de tu amada Silveria en un gran “parque” de 120 hectáreas, la Necrópolis del Este de Madrid.

Tu envoltura corporal diluida está en tu amada tierra. En tu última morada, la desidia de los gobernantes no evita que desaparezcan las letras de la inscripción y el cementerio es ahora, supuestamente, laico. Bajo rasante las tapias no evitaran tus conversaciones con Azcarate. Santiago, siempre humilde, siempre Grande y siempre actual .·.

“Amemos a la patria, aunque no sea más que por sus merecidas desgracias”

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDuro Felguera versus Banco Santander
Artículo siguienteRajoy sustituye la Generalitat por un ministerio
Experta en Protocolo y Organización de eventos. Experta Gestión en Servicios Funerarios. 30 años de experiencia en el sector funerario. Presidenta y fundadora de las Asociaciones Fraternidad Cívica-Cementerio Civil y Asociación Cementerios. Fundadora de la Asociación Aquellos Jóvenes. Delegada en Madrid de la Fundación para la Cooperación APY-Solidaridad en Acción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − uno =