En medio de una nueva tormenta interna, la enésima en estos seis meses de Gobierno en funciones, a cuentas esta vez de la confluencia o no con Podemos en el Senado, el PSOE de Pedro Sánchez ha echado mano de viejas glorias del felipismo para recomponer sus listas tras la espantada de dos de sus pesos pesados para el próximo 26-J tras el fiasco de Sánchez para formar gobierno. El último ‘fichaje’ estrella es la magistrada Margarita Robles, miembro de Tribunal Supremo, que acudirá como número 2 por

Margarita Robles

Madrid en sustitución de Meritxell Batet, hasta ahora secretaria de Estudios y Programas del PSOE, y que pasa a encabezar la lista del PSC por Barcelona tras la renuncia por razones “políticas” aún desconocidas de la exministra Carme Chacón. También se suma al equipo Josep Borrell, ex ministro con Felipe González y efímero líder del PSOE en los noventa.

Sánchez pretendía inicialmente concurrir el 26 de junio con las mismas personas con las que lo hizo el pasado 20-D, elecciones generales en las que los socialistas obtuvieron el peor resultado de su historia, “un resultado histórico”, según el propio secretario general tras el cierre de urnas. Pero las espantadas inesperadas de Chacón por un lado, esgrimiendo sin tapujos razones “políticas”, y de Irene Lozano por otro –la ex dirigente de UPyD que Sánchez quiso convertir en su fichaje estrella para el 20-D y que solo logró una sonada tormenta interna en la federación socialista madrileña al ser presentada como número cuatro por esta circunscripción en detrimento de otras figuras socialistas como Eduardo Madina, por ejemplo–, han obligado a Sánchez a echar mano de viejas glorias del partido en épocas de Felipe González.

Veinte años después de integrar el Ejecutivo de Felipe González como secretaria de Estado de Interior, en la etapa en la que Juan Alberto Belloch fue ministro de Justicia e Interior, Robles vuelve al primer plano de la actividad política en detrimento de su carrera judicial. “Voy con mucha humildad y muchas ganas de trabajar. Este país necesita un cambio de verdad. La gente lo está pasando mal. Es un esfuerzo que tenemos que hacer todos con muchísima ilusión”, explica la dirigente socialista en Onda Cero.

Robles, de 58 años, aceptó la propuesta de Sánchez hace unos diez días y hoy jueves solicitará en el Supremo la excedencia para pasar a formar parte de las listas socialistas.

Aún queda por ver quién ocupará el puesto vacante dejado por Irene Lozano por Madrid, ya que el propio Sánchez descartó incluir a Madina, su rival en las últimas primarias socialistas, en este puesto al tiempo que daba por “bueno” que repitiese como número siete por esta circunscripción para el 26-J. El pasado 20-D el PSOE sólo obtuvo seis escaños por Madrid y Eduardo Madina quedó fuera del Congreso como diputado.

Pero no han sido los casos de Chacón y Lozano los únicos de espantadas en el PSOE. También la secretaria de Empleo del PSOE, Luz Rodríguez, ha renunciado a ir en las listas socialistas del 26-J. El pasado diciembre encabezó la lista por Guadalajara. “He decidido volver a mis tareas como Profesora Titular de la UCLM (Universidad de Castilla-La Mancha), por lo que he comunicado a Pedro Sánchez mi deseo de no ir en las listas”, ha escrito en su cuenta personal de una red social.

Mientras tanto, el secretario general socialista busca a contrarreloj componer un equipo de sabios, que presentará el próximo domingo en Barcelona, entre los que ya se ha anunciado la presencia de otra vieja gloria: Josep Borrell. Será asesor en materia de política exterior en este comité de sabios.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − diez =