Aspira a un ‘Frente Popular’ con Podemos y nacionalistas. Alternativamente haría un ‘Patxi López’ en el Ejecutivo.

El acuerdo del Senado da muestras de la estrategia. El PSOE cede 4 senadores para que ‘Junts pel si’ pueda tener grupo parlamentario en el Senado. ¿Por qué guiñar a quien se comporta con absoluta deslealtad con España?, ¿por qué tratar de ayudar a quien tiene como principal objetivo la ‘desconexión’ con España?
Es fácil: el ‘Frente Popular’ con Podemos exige el acuerdo con los nacionalistas para la investidura. Cuestión de aritmética parlamentaria.
Por su parte, Puigdemont levanta el pie del acelerador y afirma ahora que no hay base social para una declaración unilateral de independencia, que trabajará para hacerlo en 18 meses, plazo máximo fijado por los maximalistas.
Primero la obligación y luego la devoción…
Mientras, según elconfidencialdigital.com, el pacto con el PNV ya estaría cerrado. Así que PSOE más Podemos más nacionalistas sumarían una mayoría suficiente para la investidura de Sánchez.
Por supuesto, hay en el PSOE que no ve con buenos ojos esta estrategia. Carmona ya ha levantado la voz. Y seguramente habrá más críticos. Los más antiguos del lugar consideran que este ‘frente Popular’ puede ser el abrazo del oso que diluya al PSOE. Pero los más jóvenes saben que si el PSOE no toca gobierno ahora puede diluirse ya en una segunda vuelta. Así que mejor susto que muerte…
Entre las críticas al ‘apaño’ también se encuentra la de Colau. Se sube las paredes porque no entiende por qué el PSOE no les permitió tener grupo en el Congreso teniendo suficientes diputados y sin embargo en el Senado ofrece 4 senadores a quien no tiene senadores suficientes. Ada, buenos días: el PSOE juega siempre a dos bandas. No te aconsejo que les compres un coche usado…
Esta es la estrategia del PSOE. La unidad de España generará tensión y habrá voces disonantes. Pero serán más de cara a su electorado local que otra cosa.
Si los ‘barones’ se pusieran firmes o los de Podemos estupendos, el plan B es la ‘operación Patxi López’. Pactar el apoyo de Ciudadanos con la abstención del PP en pro de la gobernabilidad y del bien del país. Sería antiestético porque gobernaría el segundo, a 30 diputados del primero y con los peores resultados de la historia.
Pero probablemente el Ibex le obligue a comerse ese sapo. La incertidumbre política ya está pasando factura en términos de frenazo de inversiones. Para Ciudadanos repetir las elecciones probablemente sería perder diputados. El PP los ganaría, pero no tantos como Podemos. Ni de manera suficiente como cambiar la actual aritmética. Así que hay que buscar el gobierno posible… en la esperanza de que el control de PP y Ciudadanos modere a los socialistas y respirando por haber conjurado el ‘Frente Popular’.
Cabe también gestos inesperados que modifiquen el actual escenario. Si Mariano Rajoy hiciera un ‘Artur Mas’, el escenario cambiaría sustancialmente. Si Bárcenas tirara de la manta y los críticos silentes hablaran, Mariano tendría que irse a Santa Pola.
Y si Susana decidiera coger el AVE de una vez, también cambiaría el mapa.
En todo caso, como en Cataluña, probablemente agoten el plazo legal y lleguen al acuerdo en el último minuto. Nos esperan dos meses de órdagos a la grande. Y muchos sin cartas…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 15 =