En la sede de Ferraz el batacazo de Susana Diaz ha retorcido los cimientos socialistas, no fueron capaces de advertir el debacle electoral que se produjo. La misma noche electoral, el Comité de Estrategia Electoral, manejaba unos resultados que nada tenían que ver con la realidad.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha valorado los resultados electorales en Andalucía a través de Twitter, donde se ha referido a los resultados en Andalucía:

“Mi Gobierno seguirá impulsando un proyecto regenerador y europeísta para España. Los resultados en Andalucía refuerzan nuestro compromiso de defender la #Constitución y la #Democracia frente al miedo”, ha escrito.

Pedro Sánchez se encuentra de viaje en la Cumbre del Clima COP24, en Katowice, Polonia, no obstante, no ha querido hacer ninguna declaración sobre los resultados de las elecciones andaluzas.

Desde el entorno más próximo se asegura que no está previsto un adelanto electoral. Se han torcido sus intenciones de sumar en mayo más poder territorial en las municipales y autonómicas y llegar a las generales ( se vaticinaba que en otoño del 2019) con todo a favor. Desde círculos internos de Ferraz “Un batacazo brutal”, en el PSOE de Andalucía.

No parece que este en al animo del presidente un adelanto electoral. En la sede socialista se afirmaba que no era el momento. La irrupción de la extrema derecha de una forma tan abrupta no fue recogida por ninguna encuesta, que tampoco adelantaron una abstención tan elevada.

No será fácil un gobierno de la derecha en el Palacio de San Telmo de Sevilla, se augura momento difícil y de desgobierno en los próximos meses. De Ciudadanos y Adelante Andalucía depende que se repitan las elecciones.

Sánchez aparcó anoche su apretada agenda internacional para trasladarse desde la Moncloa a Ferraz, donde se reunió con José Luis Ábalos, Carmen Calvo, Adriana Lastra, Ander Gil o Iván Redondo, con quienes siguió puntualmente el escrutinio electoral, esta mañana ha iniciado un viaje oficial a la Cumbre del Clima COP24, en Katowice, Polonia

Pedro Sánchez en sus dos mítines de la campaña andaluza animó “a ir a votar para que nadie se confiara”, porque nadie en el PSOE había puesto en duda la victoria de Susana Diaz. La baja participación, con casi 3 millones de andaluces que no han acudido a votar, ha supuesto un lastre que ha sido insalvable tanto para los socialistas como para la coalición Adelante Andalucía, de Podemos e Izquierda Unida, que no han sabido movilizar al electorado de izquierda.

Lo que más se escuchó por los corrillos de la Moncloa y Ferraz era, “Ganará Susana, pero ya veremos por cuánto”, pero lo más significativo fue que esto mismo lo pensaban también pasadas las ocho de la noche. Nadie, ni los socialistas, ni tampoco el resto de las fuerzas políticas previó los 12 escaños del partido ultraderechista VOX.

Esta abrupta irrupción de la extrema derecha nos retrotrae a 40 años atrás, precisamente cuando se cumplen los mismo años de nuestra Constitución. Volvemos a ver la sombra Blas Piñar (Fuerza Nueva), por el hemiciclo, por los parlamentos de toda España. La derecha intransigente, machista, racista y rancia, vuelve, pero revestida de redes sociales y de modernidad.

A pesar de que los socialistas daban por perdida la Junta de Andalucía en la noche trágica del domingo, está por ver si Ciudadanos se atreve a pactar con VOX.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

    • Y a Vox menos todavía… porque acabarán juntándose, en otro tripartito.
      La gente es una irresponsable. Hay que sentir al ciudadano que no debe dejar el voto a cualquiera y que TODOS Y TODAS tenemos mucha RESPONSABILIDAD a la hora de votar, ya que es un Derecho, incluso pienso que un DEBER, porque nuestra vida depende de lo que hagan los políticos que ocupan puestos y cargos públicos. DE sus decisiones podemos avanzar o bien retroceder. Más aún, el PODER ES DEL PUEBLO, que es el que vota. Y por no votar o votar lo que no se debe, pasa luego lo que pasa…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × dos =