Pedro Sánchez se encontrará por primera vez hoy con Donald Trump en la cumbre de líderes de la OTAN en Bruselas. Un encuentro que viene precedido por una carta que el presidente de los Estados Unidos mandó al jefe del Ejecutivo español y al resto de líderes europeos, en la que pide antes de la reunión que se prolongará hasta este jueves que aumente el gasto en Defensa dentro de la OTAN hasta el 2% del PIB de cada país.

Más allá del saludo protocolario entre ambos líderes, no hay ninguna otra reunión o conversación concertada entre Sánchez y Trump. Una cumbre que puede venir algo cuesta arriba para el líder socialista debido a que el Gobierno de Mariano Rajoy aceptó el acuerdo impuesto la administración del presidente estadounidense de elevar el gasto en Defensa en la OTAN del PIB en un 2%; los socialistas han bloqueado este incremento.

Y es que Sánchez ya ha valorado que la aportación militar de un país a la alianza no puede medirse sólo en relación al parámetro del gasto sino que deben de tenerse en cuenta otros elementos. Así, el mandatario socialista recordó la amplia participación de tropas españolas en misiones internacionales, hasta el punto de que las Fuerzas Armadas mantienen desplegados casi 2.000 militares en el exterior, más de 1.100 de ellos bajo bandera de la OTAN.

Una relevancia de las fuerzas militares españolas que la Ministra de Defensa, Margarita Robles, que también acompaña a Sánchez en este viaje, quiso recalcar, aunque reconoció la pasada semana que va ser difícil alcanzar en 2024 el 2% del PIB en gasto de Defensa.

En la actualidad, solo EE UU, Grecia, Estonia, Reino Unido, Rumanía y Polonia alcanzan el 2% de su PIB en gasto militar. Por contra, España, Bélgica y Luxemburgo lideran el furgón de cola al no llegar al 1% del PIB.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + seis =