“No estoy muy puesto en cuestiones santorales pero parece ser que san Isidro es un santo muy popular en España”, así despachaba Mario Jiménez la posibilidad de que las primarias del PSOE se celebren el día 21 de mayo y no el 14 como estaba previsto. Pero no es el único aspecto religioso que condiciona el proceso congresual del partido socialista. La Semana Santa marca el comienzo del propio proceso de primarias. Siendo el 1 de abril el día en que el Comité Federal aprobará el calendario y la ponencia marco, lo lógico sería que esa misma semana pudiesen producirse las inscripciones para participar como pre-candidato en las primarias. Pues no. Habrá que esperar hasta después del lunes de Pascua.

Jiménez ha justificado este retraso en la propia dinámica organizativa de la Gestora. Necesitan tiempo para tener todo preparado después de que el Comité Federal de su visto bueno. Vamos que no van a perjudicar las vacaciones de nadie ni en semana santa (muchísimos militantes participan y disfrutan de las procesiones como Susana Díaz), ni con el puente de San Isidro. Algo así ha dejado entrever cuando ha afirmado que quieren dotar al proceso de las mayores garantías. Y poner el día 14 de mayo las votaciones podría verse desde Madrid, por ejemplo, como un intento de amaño de las elecciones. En este sentido Jiménez se ha mantenido sumamente rigorista durante toda la rueda de prensa.

El Comité Federal del 1 de abril aprobará el calendario del 39° Congreso (incluidas las primarias), dará el visto bueno al acuerdo PSC-PSOE (aunque lo negó en su anterior comparecencia como recogió Diario 16), aprobará la creación del comité organizador del Congreso (Compuesto por José Enrique Muñoz, Francisco Javier Ocón, el representante de las Juventudes Socialista y el propio Jiménez), la Ponencia Marco y el cierre del Censo que será ese mismo día. El calendario será negociado y previsto, aunque no se saldrá de lo comentado por la Gestora, el viernes anterior con una reunión de las secretarías de organización de las distintas federaciones del partido.

Primarias, debate, dineros y sanciones

Respecto a las primarias se seguirá el reglamento que aprobó la ejecutiva de Sánchez. Se darán 15 días para la recogida de avales y 10 u 11 días para la campaña en sí misma. Dentro de la campaña, con las candidaturas oficiales ya determinadas, el PSOE organizará un debate en la sede de la calle Ferraz como aconteció con Sánchez, Madina y Tapias. Jiménez no descarta que los posibles candidatos pudieran determinar algún otro tipo de debate (mediático se entiende) pero el PSOE sólo llevará a cabo uno. El cual se negociará en todos sus aspectos para “dejar moderadamente insatisfechos a todos”, como ha afirmado con ironía y gracia el portavoz socialista.

Desde la Gestora han querido dejar claro que los burofaxes que se han enviado a las tres candidaturas actuales respecto a las cuentas y los dineros a utilizar, son consecuencia de la propia ley de financiación de partidos. Las cuentas serán gestionadas totalmente por los candidatos, sin inmiscuirse la dirección temporal en ellas. Al final, evidentemente pasarán los datos al Tribunal de Cuentas pero la gestión será totalmente independiente. Es más, serán las propias candidaturas quienes podrán aplicar o no el ejercicio de transparencia al que han venido aludiendo desde las redes sociales.

Tampoco ha valorado, pese a la insistencia de la prensa, si de no acatar esas normas de la ley de partidos será sancionado el candidato que así actúe. Jiménez ha dicho que espera un ejercicio de responsabilidad. “Las normas están fijadas con mucha claridad y los candidatos tienen que cumplir y respetar la interpretación que hace la dirección del partido, como no podía ser de otra manera” ha reiterado Jiménez. Dada la importancia del proceso político que comienza entienden desde la dirección que los candidatos saben de sobra que deben respetar las normas. Por tanto, esperan que el crowfunding de Pedro Sánchez acabe incorporándose a la cuenta oficial.

Por último ha comentado que desde la Gestora se va a enviar una especie de Índice con las cuestiones orgánicas que se pretenden modificar. Los estatutos deben adaptarse a la Ley de Financiación de Partidos y también hay que incluir las normas que se han ido aprobando desde el congreso extraordinario. Pero deja abierto el debate entre la militancia hacia la modificación de las diversas normas. La Gestora propondrá, como parte de la Ponencia Marco, unas serie de medidas para que no se generen situaciones como las que le ha tocado vivir al partido, pero serán las agrupaciones locales y los delegados congresuales quienes decidirán al final.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − siete =