Después de media campaña en donde hemos transitado caminos de todos los colores, me queda claro que el distrito se está pintado de vino tinto.

Lo anterior, por un conjunto de motivos: no existe en la Sierra Norte representante popular alguno que sea digno, es decir, que en verdad represente los intereses del pueblo y no los cupulares de aquellos que los llevaron al poder.

Atendiendo lo anterior, como dardos de precisión, sin profundizar en ellas por el espacio limitado, cito las demandas mas sentidas que he recuperado en estos días de campaña:

  1. Al ser electos en los cargos, nadie vuelve con quienes los eligieron; por ello, propondré el presupuesto participativo, en donde con la presencia de un servidor, retomaré las demandas que los pobladores consideren más apremiantes de su colonia o comunidad.
  2. Considerando lo anterior, en la elaboración de los presupuestos estatal y municipales de los 14 municipios que enmarcan el distrito II local, pondré especial atención en que incluyan lo que resulte de las asambleas comunitarias de acuerdo a los presupuestos participativos mencionados.
  3. Y, como combatir la corrupción de quienes aplican el dinero público es otro de los sentires más mencionados, además de ser un postulado ético que nos define en Juntos Haremos Historia, vigilaré año con año la correcta aplicación de cada centavo destinado a los habitantes de dichos municipios.
  4. Más de la mitad de los pobladores del distrito viven en juntas auxiliares, inspectorías o rancherías, quienes no tienen facultades de seguridad pública o administración del registro civil, como alguna vez sucedió. A iniciativa de un servidor, se les devolverán dichas facultades a nuestras comunidades, quienes conocen, saben y pueden administrar correctamente los recursos destinados a dichas áreas, descentralizando el gasto para su mejor implementación.
  5. Estableceré, junto con mis colegas, los mecanismos legales para dotar de autodeterminación a los pueblos indígenas en el uso, manejo y aprovechamiento de la tierra y sus recursos naturales, con lo que se impedirán los denominados proyectos de muerte.
  6. Impulsaré un proyecto de ley que haga una excepción presupuestal, por elemental justicia social, a los municipios de Juan Galindo, Huauchinango y Ahuazotepec, los cuales fueron terriblemente dañados por el decreto de extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, con la finalidad de dotar a los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas de los medios de producción, como la hidroeléctrica de Necaxa, para que sean ellos los dueños de las ganancias que su trabajo arroje en la distribución que se gestionará que tengan de la energía eléctrica a la Sierra Norte de Puebla.
  7. Reducir al mínimo las cargas tributarias y los procedimientos legales para permitir a los indígenas dueños por generaciones de tierras de trabajo agrícola formalizar legalmente la propiedad de las mismas.
  8. Establecer en ley que sean los locatarios de los mercados públicos quienes administren los servicios que ahí se brindan, como estacionamiento, baños públicos y derechos de piso, con la finalidad de que dichos recursos sean aplicados en el mejoramiento de los mercados bajo auditorías propias del uso de recursos públicos.
  9. Facilitar las regulaciones para los concesionarios y choferes de los vehículos de transporte público, para que las licencias de manejo, capacitaciones y sus trámites, bajen sus costos, tiempos y facilidades para su obtención.
  10. Armonización legal que retome la agenda animalista que proteja la vida de la flora y fauna, así como la de los animales de trabajo y domésticos en el estado, con la finalidad de brindar dignidad y respeto por la vida de todos los seres vivos.

 

A estos diez puntos principales, podremos sumar algunos más que en los 30 días de campaña se vayan identificando como resultado de la interacción con nuestros electores; así como los que surjan durante los tres años del mandato que pretendo obtener el primero de julio.

Sin embargo, considero que el cumplimiento de lo citado será propio de un avance considerable como primer paso para representar dignamente a los habitantes de Huauchinango, Tlaola, Chiconcuautla, Ahuacatlán, Zihuateutla, Jopala, Juan Galindo, Hermenegildo Galeana, Tlapacoya, Amixtlán, Tepango de Rodríguez, San Felipe Tepatlán, Camocuautla y Coatepec.

Municipios históricamente olvidados, con los cuales, si me brindan su confianza eligiéndome su diputado local, este primero de julio, Juntos Haremos Historia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorTorra insta a Pedro Sánchez a dialogar “de gobierno a gobierno”
Artículo siguienteEl prólogo
Conferencista, participante y delegado en múltiples eventos internacionales en Azerbaiyán, Francia, Argentina, Cuba, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Perú y Brasil. Escribo en Milenio Diario y asesoré a los secretarios de gobierno de Puebla y de la Ciudad de México. Soy el único mexicano que ha presidido la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe, en su apartado juvenil (COPPPAL-Juvenil). Egresé de la Facultad de Derecho de la UNAM y me he especializado en derecho electoral. A los 27 años competí por una diputación local en Puebla. Actualmente estoy convencido de la regeneración nacional en MORENA, y trabajo para ello, en Huauchinango, Puebla, donde nací.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cuatro =