Ruíz Gallardón vuelve a ocupar titulares y portadas. Tras un tiempo alejado de los focos, hoy, el ex ministro del Partido Popular, reaparece salpicado por la operación Lezo.

En el año 2011, el Consejo de Gobierno presidido por Gallardón (Presidente de la Comunidad de Madrid en ese momento) dio su conformidad a la operación por la que se realizó la compra parcial del Canal de Isabel II por parte de Inassa, empresa que gestiona Aguas de Barranquilla, en Colombia. Para ejecutar la adquisición de Inassa se creó Canal Extensia: sociedad que formalmente puso el dinero en el paraíso fiscal de Panamá.

Según la información que hoy publica Ok Diario, y de la que se hacen eco otros medios nacionales, esta operación se realizó con la llegada de Pedro Calvo a la presidencia de Inassa, ocupando el lugar que dejase el hermano del que fuera también ministro popular, Jaime Mayor Oreja, Carlos Mayor Oreja (Consejero de justicia). Según la información hoy publicada, el juez Velasco investiga el desvío de 73 millones de dólares al paraíso fiscal de Panamá para cerrar la operación.

La compra de Inassa se llevó a cabo a pesar de la emisión de un informe elaborado por el despacho de abogados Garrigues, en el que se advertía de la probable ilegalidad que supondría la transacción a través de lo que en aquél momento era considerado un Paraíso Fiscal, según el listado de la Agencia Tributaria.

El informe de Garrigues también advertía sobre el precio de la compraventa. Y es que un año antes una auditoría había tasado Inassa en 7 millones de dólares, un coste diez veces menor que el que finalmente se pagó por la adquisición de la empresa. Para hacer frente al pago, se solicitaron dos créditos: uno a la entidad presidida por Miguel Blesa, de titularidad pública, Caja Madrid, y otro al BBVA.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Por favor, redacten bien la noticia para que se entienda. Tuve que acceder a la fuente original en OK Diario, algo que no me “suliveya” especialmente, para confirmar lo que aquí se dice.
    En su segundo párrafo se afirma “…dio su conformidad a la operación por la que se realizó la compra parcial del Canal de Isabel II POR PARTE DE Inassa, empresa que gestiona Aguas de Barranquilla, en Colombia.”
    Esta frase, de toda la vida de dios, significa que es Inassa (por parte de) quien compra parte (compra parcial) del Canal de Isabel II.
    La expresión “por parte de X” significa que X es el actor, el sujeto del verbo precedente (REALIZÓ la compra).
    Ustedes, en un giro, si me permiten, ciertamente cateto y erróneo, atribuyen a dicha expresión el significado de que X es el objeto del verbo precedente, error que cualquier lector que tenga primer conocimiento de la noticia por su diario, como yo, descubre al leer el último párrafo, donde se describe el pelotazo del pago de diez veces el valor de Inassa (¿pero Inassa no era la que compraba?!!! Y ahora resulta que es la adquirida!!!) y para enterarse de qué está leyendo acude a la noticia original donde sí están bien descritos los hechos.
    Apúntenselo en un post-it bien grande a su redactor, o al menos, al corrector de turno si es que tienen uno y no es una “app”:
    Compra parcial de “Y” por parte de “X” significa que es “X” quien compra parte de “Y”
    Y si lo que quieren decir es lo contrario, inviertan los términos o al menos digan:
    Compra parcial de “Y”, DE una parte de “X” … que sigue siendo una patada al buen estilo, pero al menos no altera radicalmente el significado de lo que se quiere comunicar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + diecinueve =