El actual alcalde de Murcia, José Ballesta «es el único que podría amortiguar la probable derrota electoral del PP regional» de Murcia en las próximas elecciones del año 2.019 y, por tanto, la pérdida del Gobierno, como alternativa a Fernando López Miras. Así lo señalan algunos altos cargos populares a Diario16 al referirse a las expectativas electorales, llegando incluso —pero con posibilidades remotas— a pensar en el defenestrado ex regidor lorquino y ex consejero de Agricultura, Francisco Jódar.

Malos presentimientos, sin duda, se han apoderado de parte de la militancia conservadora murciana que lleva en el poder desde hace 24 años, descontenta por la trayectoria descendente iniciada con la marcha de Ramón Luis Valcárcel y que dio paso a tres presidentes consecutivos: Pedro Antonio Sánchez, imputado por los casos Auditorio, Púnica y Pasarelas. Su sucesor Alberto Garre, descabalgado del poder por «rebeldía» frente a los postulados del ahora eurodiputado Valcárcel, y el actual, Fernando López Miras, a quien las mismas fuentes populares consultadas por Diario16 califican de «poco experimentado y atrevido en sus discursos» de los que últimamente y en materia de infraestructuras se ha visto desmentido de sus afirmaciones por la fuerza de los hechos impuesta por el Gobierno socialista.

Ante este cúmulo de circunstancias adversas, los mismos altos cargos ven como «única posibilidad» de no perder más peso electoral presentar como candidato de última hora a José Ballesta, que goza de gran consideración entre una parte importante del PP por su gestión al frente del Ayuntamiento de Murcia, aunque la realidad parece ser que se va a imponer a los deseos de una porción importante de militantes populares. En esta línea de posibles sucesores también se habla de Francisco Jódar «a quien apoyan bastantes militantes por haber defendido en momentos difíciles al partido, sobre todo en el caso de Pedro Antonio Sánchez».

Sin embargo, Jódar puede que haya perdido toda esperanza de seguir en política a partir del próximo año, debido a su polémica salida de la presidencia del PP en su ciudad, tras verse apartado de la silla en favor de su sobrino Fulgencio Gil Jódar, que será el aspirante a renovar la Alcaldía del PP en la Ciudad del Sol y que también se ha hecho con la silla presidencial de la organización. Esto ha provocado una división tanto personal y como política entre ambos. Es más, como consecuencia de su salida de la presidencia, sobre todo por las formas públicas empleadas en las redes sociales, Francisco Jódar tiene todas las papeletas para no ser futuro Parlamentario Nacional e, incluso, quedarse sin ser Presidente de Honor del partido que ha liderado durante los últimos 19 años.

Así las cosas, solo queda esperar a conocer las listas regionales definitivas para salir de dudas en un momento donde el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se augura que, en caso de celebrarse en estos momentos unos comicios, el PSOE murciano se sitúa a un solo punto de su principal adversario, el Partido Popular, lo que viene a marcar la tendencia del futuro mapa electoral de la Región de Murcia a partir del próximo mes de mayo de 2019.

Ante esta situación de ruido de sables en el PP murciano, ¿qué hará Fernando López Miras? ¿Atrincherarse en el Palacio de San Esteban o dar un paso adelante como ya hizo cuando le quisieron imponer a Francisco Bernabé como el candidato a la Comunidad Autónoma? El actual presidente de la Región de Murcia tiene un futuro oscuro tanto a nivel orgánico como, sobre todo, a nivel político porque la gestión que está haciendo Diego Conesa desde la Delegación de Gobierno en los puntos fundamentales que preocupan en la Región de Murcia (infraestructuras, Mar Menor, recursos hídricos) está mostrando a los ciudadanos que se puede gobernar de otra forma que beneficie a los intereses de los murcianos en vez de cubrir las necesidades de Génova 13.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + doce =