El diputado por ERC, Gabriel Rufián, reconoce a Diario16 que desde Esquerra “queremos restituir al Govern y al president”, “por eso queremos que Puigdemont vuelva como se comprometió”. Estas palabras toman especial importancia en un momento en el que desde el entorno de Junqueras se está barajando la opción de que no regrese de Bruselas y tome posesión por Skype. Fórmula, que salvo que se modifique el reglamento, no es admitida por el momento en el Parlament.

Llega la hora de la verdad y Puigdemont no quiere entrar en prisión

Llega la hora de la verdad, y Puigdemont no quiere entrar en prisión, ya que con toda seguridad si regresa será detenido y llevado a declarar ante el Tribunal Supremo, tal y como reconoció su abogado a Diario16, el catedrático de Derecho Jaume Alonso-Cuevillas.

Este profesor de la UB, manifestó en su momento a nuestro diario que “ el hecho de que siga abierto el proceso como investigado ya no permitiría una extradición a España pero sí que fuera detenido en cuanto “Puigdemont pusiera un pie en territorio español”. Entonces, según explica el catedrático de Derecho Procesal, “sería detenido y conducido al Supremo, que tendría 72 horas para decidir si queda en libertad o va a prisión”.

Rufián por su parte insiste en la necesidad del regreso de Puigdemont, “con todo el respeto, no se puede tener un presidente por Skype”.

Mientras el expresident no decida si cumple su promesa de volver a Cataluña, ERC tampoco podrá resolver si finalmente renuncia a presidir un gobierno independentista y tampoco si se hace cargo de la presidencia del Parlament o la cede a otros. En suma, incluso la composición de la Mesa queda a expensas de lo que se decida en Bruselas. Hasta que no se aclare el prometido regreso, los republicanos no tomarán decisiones al respecto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Navidad más especial
Artículo siguienteEl TC anula la Ley “antitransfuguismo”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + seis =