Nunca llueve a gusto de todos, pero pocos podían negar que RTVE necesitaba un cambio después de los tiempos del PP de Mariano Rajoy, que han hecho del ente público una radio y televisión pública al servicio de los populares. Hay quien afirma que incluso peor que en la época de José María Aznar.

Así, hoy RTVE presenta sus nuevos rostros y programación de informativos tras la llegada de Rosa María Mateo, quien de forma temporal está dejando su impronta.

De momento, los cambios no desagradan a la mayoría de trabajadores, que descartan retomar las protestas de los ‘viernes negros’.

El primer nombramiento de Rosa María Mateo en el cargo, al día siguiente de su toma de posesión, fue el de Begoña Alegría como directora de Informativos en sustitución de José Antonio Álvarez Gundín.

La periodista recibió el apoyo del 85,38% de la plantilla en el referéndum organizado para ratificarla. También recuperó a Fran Llorente, el último que ocupó dicho puesto en la época del gobierno socialista de Zapatero, para nombrarlo director de Proyectos y Estrategia y a la periodista deportiva María Escario, que se ocupará de la Comunicación (dircom) y las Relaciones Institucionales.

Alegría no perdió un minuto en diseñar una nueva línea editorial en los Servicios Informativos para «recuperar la información al servicio de los ciudadanos y de la verdad». A la hora de reestructurar a los presentadores tampoco le ha temblado el pulso. Una de las primeras decisiones de su equipo fue devolver a Madrid a Xabier Fortes, que se encontraba como reportero del informativo territorial de Galicia, para ponerlo al frente de ‘Los Desayunos’ en sustitución de Sergio Martín. Otra paradoja, ya que este último había hecho lo propio con Fortes en ‘La Noche en 24 horas’ en 2013 –con una temporada conducida por Ana Ibáñez en medio–. El periodista pontevedrés tendrá programa doble diariamente, ya que también ocupará el hueco que deja libre ‘Amigas y Conocidas’, que presentaba Inés Ballester tras ‘La Mañana’ y ha sido cancelado por la nueva dirección.

Ballester, por su parte, seguirá ligada a la cadena pública, aunque aún no se ha especificado de qué manera, mientras que María Casado mantendrá su puesto en ‘La Mañana’, esta vez acompañado de Fernando Timón, fichado de Telemadrid para ocupar el puesto de copresentador que tenía Jota Abril, otro de los cesados. La franja matinal queda configurada con un ‘Telediario’ que estará conducido por tres rostros de la casa: Ana Ibáñez, Inma Gómez-Lobo y Sirún Demirijián. Esto afecta directamente a Jerónimo Fernández, que compartía dicho informativo junto a Ibáñez. El periodista ha sido fulminantemente despedido y no se ha tomado bien su relevo. «TVE se ha convertido en un instrumento político al servicio del PSOE y Podemos», escribía en las redes sociales. Mismo destino ha corrido Víctor Arribas, que aún no tiene sustituto en ‘La Noche en 24 horas’.

El resto de telediarios tampoco se han salvado de los cambios. La histórica Ana Blanco pasa de ocupar la franja de las 21.00 horas a la de las 15.00 h. por decisión personal. La incógnita que queda por despejar es si Pilar García Muñiz, que hasta ahora ocupaba esa silla, le acompañará o pasará a un segundo plano. Como le ha ocurrido a Jesús Álvarez, uno de los presentadores con más trayectoria dentro de la cadena, a la que llegó en 1977, que ha sido destituido de su puesto de presentador de Deportes en el ‘Telediario 2’. Será su compañero de sección Sergio Sauca quien le sustituya y estará a las órdenes de Carlos Franganillo, corresponsal en Washington que vuelve para hacerse cargo del informativo de Blanco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCasado trata de ganar puntos teniendo a su lado en la Fundación Concordia y Libertad a Adolfo Suárez Illana
Artículo siguienteCasado pretende derogar la Ley de Memoria Histórica
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cinco =